Manos
Lavarse las manos regularmente tiene un efecto muy positivo.

Los seres humanos albergamos en las manos muchos más tipos de bacterias de las que se pensaba hasta ahora, según una nueva investigación llevada a cabo en Estados Unidos.

Además las manos femeninas tienen más que las de los hombres. Los investigadores creen que el grado de acidez (pH) de la piel juega un papel importante en la diversidad de bacterias. Los hombres tienen una piel más ácida que las mujeres, por lo tanto es más difícil para una bacteria sobrevivir en ese ambiente.

Entre la mano derecha y la izquierda sólo se comparte un 17% de los mismos tipos de bacterias

De la misma forma, las diferencias en producción de sudor, grasa y hormonas también podría ser clave o el hecho de que las mujeres y hombres tienden a usar cosméticos, como cremas humectantes, de diversa forma.

El estudio también descubrió que lavarse las manos regularmente no es tan eficaz para acabar con la diversidad de microbios que habitan en ellas. Hacerlo con jabones antibacterianos sigue siendo la mejor forma de minimizar el riesgo de enfermedades, ya que éste parece atacar a los microbios que son más perjudiciales.

Tras el lavado de manos algunas bacterias se reducen, pero otra se hacen más abundantes

En las palmas de las manos hay tres veces más microbios que en el brazo y codo, incluso sobrepasan el número de especies que se encuentran en la boca e intestino delgado

Los investigadores esperan que estos resultados les ayuden a identificar las especies de bacterias que están vinculadas a enfermedades específicas.