Orden en el frigorífico: ¿Los productos frescos se guardan en las baldas inferiores o superiores?

Es un electrodoméstico imprescindible de nuestro hogar, pero al tener que estar encendido las 24 horas del día consume muchísimo, de hecho un 18% del total de un hogar. Es muy útil comprar uno de potencia regulable que aunque sea más caro termina permitiendo ahorrar más.
Frigorífico. 
FRIDGECAM

El figrorífico constituye uno de los electrodomesticos más importantes del hogar, ya que sirve para mantener y conservar la mayoría de alimentos, sobre todo, los frescos. Por ello, es muy aconsejable seguir una serie de pasos a la hora de colocar los productos.

Mayor temperatura, más frío, menos expuestos a los cambios de temperatura... No todo vale a la hora guardar los alimentos en la nevera, ya que la mayoría de ellos es conveniente colocarlos en un sitio concreto de la misma por sus características. 

¿Dónde colocar cada alimento?

La Organizacion de Consumidores y Usuarios ha elaborado una serie de consejos para establecer qué alimentos se guardan en cada parte de la nevera según la temperatura de cada uno de los compartimentos. 

En primer lugar, las baldas superiores y la puerta están destinadas a los alimentos que menos frío necesitan como, por ejemplo, las salsas, sobras de comida o las bebidas. En las baldas intermedias hay que guardar aquellos alimentos más neutros como son los lácteos o los embutidos. 

Ya en las baldas inferiores, donde se acumula más frío, hay que guardar los productos frescos como la carne y el pescado. Lo contrario sucede en los cajones que están justo debajo, ya que suelen tener mayor temperatura, por lo que hay que guardar aquí las frutas y verduras. 

Por último, hay neveras que tienen cajones especiales a 0 grados, los cuales también están destinados a los productos frescos. 

¿Cómo limpiar la nevera?

La OCU también hace referencia a la mejor forma para limpiar la nevera, ya que al guardar ahí los alimentos que después se consumen en el hogar, es indispensable que esté en condiciones óptimas de higiene. 

En primer lugar, hay que vaciar la nevera de alimentos y desenchufarla. Una vez hecho esto, se puede empezar por limpiar la nevera por fuera, sobre todo, la parte trasera, ya que ahí se acumula mucho polvo y suciedad. 

Después, hay que limpiar a fondo lo de dentro: cajones, paredes interiores, las baldas de la puerta e, incluso, las gomas de cierre de la puerta. Para ello, se puede emplear una mezcla de agua y vinagre blanco. 

Otro consejo de la OCU es utilizar un paño humedecido en pasta de bicarbonato para repasar todas las superficies ya limpias para y, de este modo, acabar con los malos olores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento