Los afectados y sus familiares han tenido problemas para comunicarse por teléfono. Las líneas telefónicas han estado saturadas desde el momento en el que se registraba la primera de las explosiones en Londres.

La compañía Vodafone ha explicado que ha dedicado gran parte de sus recursos de red a los servicios de emergencia, causando problemas de comunicación a sus abonados.


En las explosiones al menos dos personas han muerto y casi un centenar han resultado heridas. En la zona los servicios de emergencias continúan trabajando y atendiendo a los heridos.

NOTICIAS RELACIONADAS