¿Hay igualdad al volante entre hombres y mujeres?
Las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir latigazos cervicales que los hombres. Freepik

¿Igualdad al volante? Según Volvo, en 2019, la mayoría de los fabricantes de coches siguen creando vehículos que se basan exclusivamente en los datos obtenidos en ensayos de colisión realizados con maniquíes masculinos. Este es el motivo por el que las mujeres tienen más riesgo de resultar heridas en un accidente de tráfico que los hombres, explican desde la firma.

Volvo lleva desde los años 70 recopilando datos con el fin de comprender mejor lo que ocurre en una colisión. A través de la iniciativa E.V.A (Vehículos iguales para todos - Equal Vehicles for All) persiguen fabricar coches adaptados a toda clase de diversidad corporal. Para ello han analizado más de 43.000 vehículos en accidentes reales en los que se han visto involucrados más de 72.000 personas.

Entre todos los datos destacan que las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir latigazos cervicales que los hombres. Esto es debido a las diferencias en la anatomía y la fuerza corporal. Para combatirlo, la firma ha creado un sistema de protección contra latigazos cervicales (WHIOS) que combina un sólido reposacabezas con un diseño del asiento para proteger tanto la cabeza como la columna.

Por otro lado, el estudio también afirma que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrir lesiones en el tórax debido a las diferencias en la fuerza y la anatomía del tórax. Una de las innovaciones de Volvo es el sistema de protección contra impactos laterales (SIPS). De hecho, este sistema junto con el airbag lateral, reduce más del 50 % las lesiones torácicas graves en todos los pasajeros.

Cuanto más baja es la estatura de una persona, más bajo y más cerca del volante coloca el asiento en el vehículo, lo que convierte a los airbags de techo laterales en un sistema de seguridad fundamental, afirman desde la compañía. Por ello, los airbags de techo laterales reducen el riesgo de sufrir lesiones en la cabeza aproximadamente un 75 %. Se inflan en 1/25 de segundo e impiden que la cabeza se golpee contra objetos del exterior del vehículo y otros elementos.

Volvo también ha fabricado la primera maniquí embarazada del mundo para estudiar, entre otras cosas, cómo se mueve la pasajera y cómo afecta el cinturón de seguridad a la madre y al feto en caso de colisión.

Los estudios de Volvo, además de los maniquíes femeninos, también contemplan pruebas de colisión en niños y ancianos. El objetivo, "conseguir que todos los vehículos sean más seguros para todas las personas, independientemente de su sexo y constitución", concluyen desde la firma.