Solo uno de cada diez coches cumple la normativa europea sobre emisiones de dióxido de nitrógeno
El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Andrés Alastuey, aboga por implantar medidas en el sector del transporte que sirvan para mejorar la calidad del aire. Pixabay

Solo uno de cada diez coches cumple con la norma Euro 6 sobre emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2), mientras que el resto de vehículos está "muy" por encima, según afirmó el investigador senior de Emissions Analytics, Richard Lofthouse, durante el seminario sobre 'Etiquetaje ambiental de vehículos y gestión de la contaminación urbana', organizado por la Fundación Naturgy.

En el coloquio, que tiene lugar en Madrid solo unas semanas después de la puesta en marcha del periodo sancionador de la zona de bajas emisiones Madrid Central, Lofthouse ha afirmado que las autoridades municipales necesitan una medición de la contaminación "mejor" que la actual Euro 6 y ha dado a conocer el Air Index.

Se trata de un nuevo índice que ponen al alcance de la Administración y de los ciudadanos para que dispongan de una "mejor" información sobre las emisiones de los vehículos. Está basado en una "sencilla" clasificación mediante un código de colores que muestra la diferencia entre vehículos "limpios" y "sucios" realizada a partir de pruebas de vehículos en carretera.

El Air Index se basa en la norma CEN CWA17379, un "procedimiento voluntario estándar" europeo creado en el marco del Comité Europeo de Normalización y publicada en enero de este año.

Por su parte, el profesor e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Andrés Alastuey, coincidió con Lofthouse en que la norma Euro6 ha sido "positiva" en la reducción de partículas contaminantes, pero "no se ha reducido de la misma manera las emisiones de dióxido de nitrógeno", que junto a las partículas es uno de los principales contaminantes a nivel local.

Alastuey abogó por implantar medidas en el sector del transporte que sirvan para mejorar la calidad del aire. Entre las iniciativas por las que abogó se encuentran mejorar el transporte público, para que sea rápido, ecológico, eficiente y confortable; reducir el número de coches, evitando así que los más contaminantes entren en la ciudad, y mejorar la eficiencia de aquellos vehículos que más se mueven, como es el caso de las flotas de transporte y los taxis.