Usuario de internet
Un hombre navega por internet con su tableta. kaboompics

La base de Internet es la libertad y el servicio público. Y para ello es necesario garantizar la neutralidad de la red. Se llama así, explica la Wikipedia, al principio por el cual los proveedores de servicios de internet y los gobiernos que la regulan deben tratar a todo tráfico de datos que transita por la red de igual forma indiscriminadamente, sin cobrar a los usuarios una tarifa dependiendo del contenido, página web, plataforma o aplicación a la que accedan. Ni según el tipo de equipamiento, dispositivo o método de comunicación que utilizan para el acceso.

Sin la neutralidad de internet perdemos la libertad de ver en la red lo que queramos. En EE UU, esta neutralidad fue abolida en diciembre de 2017 y con ella el principio que protegía sus principios fundacionales. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) hizo valer la mayoría republicana en la institución para eliminar la norma, aprobada bajo el Gobierno de Barack Obama en 2015 y que amparaba la red como un servicio público.

Ahora los demócratas contraatacan. Acaban de anunciar que van a impulsar una nueva legislación para fijar de nuevo las normas que protegen la "neutralidad de la red", y que fueron suprimidas por la Administración del presidente, Donald Trump, en 2017.

El nuevo proyecto legislativo, llamado "Acta para Salvar Internet", será votado "en cuestión de semanas", anunció la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Recordó que un texto similar fue aprobado el año pasado en el Senado, aunque la mayoría es republicana. Ocurrió que, además de los demócratas, también votaron a favor del mismo algunos senadores conservadores opuestos a la decisión de la FCC de suprimir la norma que amparaba la red como un servicio público.

Pero esa propuesta no pasó la votación de la Cámara Baja, que entonces tenía mayoría republicana, una situación que ha cambiado desde enero pasado con la toma del control de esta cámara por parte de los demócratas. "Internet es un pilar para la democracia y la economía", argumentó Pelosi, quien considera que restaurar estas protecciones es fundamental para garantizar un internet "libre y abierto" para todos.

Así, los legisladores demócratas apuestan por intentar sumar de nuevo apoyos republicanos en el Senado y tratar de aprobar el acta en la Cámara de Representantes gracias a la nueva mayoría. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, señaló que "sus colegas" en el Congreso tuvieron "la oportunidad de proteger a las familias de clase media y a los emprendedores" en lugar de las grandes compañías. "Ahora tienen una segunda oportunidad", dijo.

Los legisladores progresistas argumentan que internet, tal y como se conoce en la actualidad, se ha convertido en un pilar fundamental para la economía, la libertad de mercados y la igualdad de oportunidades a la hora de emprender negocios. Por tanto, en su opinión, suprimir la neutralidad en el acceso a la red sería perjudicial para las libertades de los estadounidenses.