Uñas
Tras las uñas hay muchas pistas sobre nuestra salud. GTRES

El uso estético de las uñas nos hace pasar por alto los aspectos relacionados con la salud. La fuerza o el aspecto de las uñas pueden además indicar la existencia de un trastorno subyacente.

Las uñas sanas son suaves, sin marcas ni muescas. Son uniformes en color y consistencia y están libres de puntos o decoloraciones. Algunas veces desarrollan crestas verticales inocuas que van de la cutícula hacia la punta de la uña. Estas crestas verticales tienden a volverse más prominentes con la edad.

Las uñas pueden también desarrollar líneas o puntos blancos debido a lesiones pero suelen desaparecer con el crecimiento de la uña. Pero no todos los aspectos de las uñas son normales. Habrá que consultar al dermatólogo cuando observemos alguno de los siguientes síntomas:

  • Cambios en el color de la uña, como decoloración completa o una mancha oscura bajo ellas.
  • Cambios en la forma (como uñas curvadas).
  • Adelgazamiento o engrosamiento.
  • Separación de la uña de los alrededores de la piel.
  • Sangrado alrededor de las uñas.
  • Rojez, inflamación o dolor alrededor de las uñas.


Las uñas están compuestas por capas laminadas de una proteína llamada queratina y crecen desde el área de la base de la uña bajo la cutícula. A medida que se forman células nuevas, las células antiguas se vuelven duras y compactas y son finalmente empujadas en dirección al exterior hacia las puntas de los dedos.

Para que muestren su mejor estado debemos seguir estos consejos:

  • Mantenlas limpias y secas. Esto evita que bacterias, hongos y otros organismos crezcan bajo ellas.
  • Córtalas y límalas con regularidad. Corta las uñas rectas a lo ancho y después redondea las puntas en una curva suave.
  • Emplea crema hidratante. Cuando uses creama de manos, frota la loción en uñas y cutículas también.
  • Utilízalas con cuidado. Evitemos ser bruscos cuando las usemos, ya sea para recoger, separar o desprender elementos.
  • Evita morderlas o eliminar las cutículas. Al hacerlo podemos dañar la base de la uña. Incluso un pequeño corte a lo largo puede permitir la entrada de hongos o bacterias.
  • No tires de los padrastros. Al hacerlo, puede que te lleves también tejido sano. En su lugar, córtalos con cuidado.