Bares y más

Siempre digo que lo que sucede en los bares es digno de un minucioso estudio sociológico, aunque mi descripción diste mucho de serlo, intentaré esbozar alguna consideración, refiriéndome a la cotidianidad alicantina.
La relación que se tiene con la cafetería es muy singular, uno elige un bar y para en él, lo siente como suyo, es un poco como el hogar, o la oficina… muchos hasta tienen lugares fijos como en la mesa de su casa. Es curioso ver cómo las historias de la vida se cruzan en el escenario de un café, los encuentros… los desencuentros… los amores… los desamores… En el bar se escribe, se lee, se llora, se aprende, se escucha, lo dejas con tu pareja o empiezas con otra. Es donde vas cuando tienes el descanso, pero al final acabas hablando de trabajo con tus compañeros. Aunque a veces parece que no pasa nada, el murmullo de fondo nunca está vacío, siempre nos habla de algo. Como dice el escritor uruguayo Eduardo Galeano: «El café es el lugar donde hay tiempo para perder el tiempo, aunque muchas veces puede ser la mejor manera de ganarlo».
Mostrar comentarios

Códigos Descuento