Foto de archivo de un carrito
Foto de archivo de un carrito PEXELS

Una mujer estadounidense ha enviado una carta a Facebook, Twitter e Instagram implorando que dejen de mostrarle publicidad relativa a bebés después de que perdiera a su recién nacido. Las tecnológicas se han solidarizado con su pérdida y le han contestado que trabajarán para mejorar los algoritmos en caso sensibles como el suyo.

La mujer, Gillian Brockell, editora de vídeos del periódico Washington Post, asegura que tras dar a luz a su bebé muerto, las redes sociales seguían recordándole su embarazo ofreciendo anuncios de ropa para bebé y artículos sobre cómo conseguir que durmiera toda la noche.

"Por favor, empresas de tecnología, se lo imploro: si son lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de que he dado a luz, entonces seguramente son lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de que mi bebé murió", escribió Brockell.

En Twitter, empleados de Facebook le dieron pistas enseguida de cómo bloquear ciertas temáticas en las redes personales, pero también se comprometieron a mejorar los algoritmos en situaciones tan sensibles como las de la muerte fetal.

Brockell reconoce que las tecnológicas tomaron buena nota de su celebración del embarazo y de que en un momento dado 'pinchó' en un anuncio sobre un vestido de premamá, pero se pregunta si no vieron también cuando alertó de sus extrañas contracciones, o los tres días de silencio para una usuaria frecuente, y luego palabras clave como "corazón roto", "problema" o "muerte fetal", con los emoticonos de lloros de todos mis amigos. "¿No pudieron rastrear también eso?", se pregunta.