Paciente en coma
Imagen de un joven en estado de coma en la cama de un hospital. ARCHIVO

No todos los pacientes con lesión cerebral son iguales. Los hay que, pese a sufrir un trastorno de conciencia como el coma o la muerte encefálica, pueden usar su cerebro y entender cuando se les habla. La electroencefalografía identifica a estas personas que no pueden interactuar con el entorno, pero cuyas mentes sí son capaces de operar.

“Hay individuos que a pesar de no mostrar ningún signo aparente de consciencia, sí pueden llevar a cabo tareas de imaginería mental (es decir, procesar información que evoca y usa los sentidos). Estas personas sufren disociación motriz cognitiva y hay que diferenciarlas”, declara a SINC el investigador Nicholas Schiff, experto en neurociencia de la unidad de investigación Weill Cornell Medicine, en Nueva York.

Schiff forma parte del equipo de investigadores de varios centros estadounidenses que ha desarrollado un nuevo método para evaluar a las personas en estado profundo de inconsciencia y distinguir a los pacientes que, aunque no pueden hablar, mantienen su capacidad cognitiva a pleno rendimiento. La técnica, basada en el uso de la electroencefalografía (EEG), se publica esta semana en la revista Current Biology.  

Los investigadores creen que hay que revisar la forma en la que se trata a los pacientes con lesión cerebral grave. "Este hallazgo destaca la urgencia de examinar e identificar a los pacientes que pueden estar ‘atrapados en sus cabezas’ y son tratados como inconscientes", señala Schiff.

La electroencefalografía es una técnica de exploración del sistema nervioso central mediante la cual se obtiene el registro de la actividad eléctrica cerebral en tiempo real. A través de este método, los expertos analizaron cómo la actividad cerebral aumenta y disminuye con la variación de la presión sonora producida por el habla.

El cerebro de las personas sanas tarda alrededor de una décima de segundo en responder con actividad eléctrica al estímulo sonoro. Cuenta SINC que los investigadores vieron que el de un paciente con daños cerebrales que mantiene sus funciones cognitivas también tarda una décima de segundo. Esto sugiere que los mecanismos que procesan el habla funcionan con normalidad.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos compararon la respuesta cerebral de 13 personas sanas con la de 21 pacientes que sufrían distintos tipos de daño cerebral. En la muestra se incluyeron desde personas en estado vegetativo avanzado hasta enfermos con estado mínimo de consciencia.

Si bien investigaciones anteriores ya habían logrado identificar a las personas que conservaban su capacidad cognitiva en estado de inconsciencia, para los científicos esta nueva técnica podría ser muy útil y efectiva ya que los pacientes con lesiones cerebrales suelen conservar la audición.