El Palm Beach International Raceway, en Florida (Estados Unidos) fue el circuito donde se llevó a cabo una competición muy especial: el SUV de Tesla, el Model X P100D, frente al Ferrari 812 Superfast.

Aunque el Ferrari tiene un motor más potente (799 CV por los 588 CV del Tesla), la competición era igualada porque se trataba de una carrera de aceleración en un cuarto de milla.

En la salida, el Tesla adelanta rápidamente al Ferrari, entre otras cosas debido a la ventaja de contar solo con una marcha. Pero cuando el Ferrari empieza a poner en marcha sus 799 caballos, va remontando y al final entra primero con un tiempo de 10.845 segundos a 215 km/h, mientras que el Tesla lo hizo en 11.431 segundos a 189 km/h.