Jorge Brazález
Jorge Brazález, ganador de 'Masterchef5'. GTRES

"Estoy en el mejor momento de mi vida", dice Jorge Brazález, un año después de haber ganado Masterchef en la presentación de Paulaner Biergarten, para el que ha diseñado dos platos. "Es ahora cuando más personas felices hago".

Futbolista durante años, no podía prever que el futuro, hoy presente, sería este. Él, que se pensaba futbolista, hoy es un famoso cocinero. Y feliz: "Con el fútbol hice también feliz a alguna gente, a lo aficionados, pero no había llegado tanto a las casa y a las familias como ahora".

Pero de imaginarlo, nada de nada. Aunque sí reconoce que siempre pensó que le iban a pasar cosas importantes en la vida. "Pero no esto, claro. Y ha resultado ser la mejor etapa de mi vida. El otro día estuve hablando con Marta, la ganadora de este año, para contarle todo lo que ha pasado después, para que esté preparada".

Difícil no darle o que no le haya pedido consejo: "A Marta le dije que aproveche para visitar a personas y hacerlas felices. Llegar hasta donde la tele no llega. Como, por ejemplo, ir a hospitales". Y aún más, este joven le da la que probablemente sea la mejor lección: "No tengas ansia. Es una tontería estar pensando 'no quiero dejar de ser famoso', porque algún día pasará. Y hay que estar preparado".

¿Alguna vez ha sentido Brazález que no estaba preparado y por eso el consejo? Sinceramente reconoce que sí ha habido momentos de sentir que no podía más. "El verano pasado fue el más duro. Yo creía que iba a ser el mejor verano de mi vida, había ganado Masterchef, me iba a Formentera, y fue el verano más duro. Llegaba a casa agotado, sin poder más. Y ese verano conocí a Miri fuera de Masterchef".

Ahí llegó lo que él llama el "equilibrio" que necesitaban para ubicarse. Sin embargo, es su familia su pilar fundamental en cuestión de equilibrio:"Son los que me regañan o felicitan cuando hace falta. Cuando me lesionaba en la época del fútbol o metía un gol estaban, y ahora también están".

Por alejada que parezca su otra pasión, el fútbol, de la cocina, el cocinero encuentra paralelismos, además de decir que a ello le debe la victoria: "No hubiera ganado Masterchef si no hubiera jugado al fútbol. Viajar durante tantos años me ha dado paladar, educación sensorial y habilidades sociales". Y el curioso parecido: "No puedes ganar un partido solo, y en un restaurante, igual. No puedes sacar un servicio bien solo".