Un teléfono móvil en Birmania ya "sólo" cuesta 1.400 dólares (unos 959 euros), después de que las numerosas nuevas licencias autorizadas por la Junta Militar provocaran un fuerte descenso en el precio de estos aparatos.

Los servicios de telecomunicaciones en Birmania se encuentran entre los más caros del planeta

Hace un mes, el régimen decidió relajar su férreo control sobre los móviles para promover el desarrollo de las telecomunicaciones y emitió así permisos a miles de ciudadanos, la mayoría funcionarios, informó este viernes la publicación disidente The Irrawaddy (inglés).

Así, el precio de los terminales se ha reducido desde los 2.280 dólares que antes costaba el modelo más barato, hasta los 1.400 dólares actuales, en una de las naciones más pobres del mundo y cuya renta per cápita anual no supera los 220 dólares.

Hasta ahora, muchos empleados del Gobierno alquilaban sus teléfonos autorizados a particulares para obtener ingresos adicionales.

Todavía se desconoce si la Junta Militar tiene previsto dar el visto bueno a la venta de tarjetas SIM prepago.

Alcatel y ZTE, las pioneras

Dos operadoras chinas, Alcatel Shanghai Bell y ZTE, desarrollan la red de telefonía móvil en el país y han levantado las primeras antenas receptoras en Rangún y Mandalay, las dos mayores ciudades.

Además, Birmania inauguró en diciembre la Ciudad Cibernética de Yadanabon, un moderno centro de alta tecnología en un país cuyos gobernantes insisten en permanecer aislados del resto del mundo.

Pese a estas iniciativas, los servicios de telecomunicaciones en Birmania se encuentran entre los más caros del planeta, pues son considerados un artículo de lujo por las autoridades, que obliga a pagar al menos 1.400 dólares para instalar una línea ADSL.