YouTube se ha convertido en una herramienta de promoción de 'freaks'. La última moda en Internet es grabarse mirando fijamente a la cámara.

Uno de los mayores ejemplos es el protagonizado por una joven japonesa que, prácticamente sin hablar, se ha convertido en toda una estrella.

Tras varios segundos en plano fijo, cuando está a punto de reírse se despide con el signo de paz. Uno de sus últimos vídeos ha tenido más de 600.000 visitas. Y en tan solo cinco días. Y vídeos de una duración de cuarenta segundos máximo.

En YouTube ya tiene subidos decenas de vídeos similares. Con distinta ropa y atuendos pero siempre tratando de cautivar a la cámara.