Pedro Cavadas
El doctor Pedro Cavadas, posa junto al marine estadounidense que sufrió un accidente en un submarino. EFE

El equipo del cirujano Pedro Cavadas ha reimplantado a un marine de Estados Unidos la mano derecha, que resultó amputada a consecuencia de un accidente en un submarino y que, al tardar cerca de 10 horas en llegar al Hospital de Manises, requirió de una modificación en la técnica para poder hacerse la intervención.

El marine, de 21 años, sufrió el "accidente catastrófico" el 27 de marzo en la nave de la Sexta Flota de EEUU situada a 70 millas de la costa de Cartagena y tras recibir una atención de emergencia fue trasladado en barco hasta la costa y posteriormente en helicóptero al hospital valenciano, donde llegó sobre las 4:30 horas de la madrugada del día 28. 

La intervención, explicada en rueda de prensa por Pedro Cavadas, duró cerca de cinco horas y, según el cirujano, lo que ha hecho "peculiar" el caso es el tiempo que pasó desde el accidente hasta la llegada al Hospital, que fueron más de 10 horas de falta de riego sanguíneo de la mano, lo que significa "mucho tiempo de isquemia".

Esto requirió hacer una modificación en la técnica para que la mano tuviera riego sanguíneo provisional antes de empezar el reimplante, ha dicho Cavadas, quien ha señalado que el hecho de que la amputación fuera a nivel de la muñeca es la "mas favorable y una buena indicación para el reimplante". El reimplante de la mano se realizó a nivel de radio y cubito distal y precisó de microcirugia y cirugía reconstructiva, así como un injerto de piel tomado del miembro inferior derecho. 

"Da gusto operar a un soldado porque todo le viene bien, no tiene dolor, no le molesta nada. No me importaría realizar intervenciones a pacientes tan colaborativos y fáciles de manejar", ha señalado Cavadas, quien ha explicado que tras dos semanas en Manises fue trasladado un hospital militar en EEUU donde se recupera. Cavadas confía en que el paciente, que recibió el alta el 10 de abril, recupere una funcionalidad de la mano "cercana a la normalidad". 

Durante el acto, el comandante de la US Naval Forces en Europa, el almirante James Foggo ha entregado diplomas de agradecimiento al equipo de cirugía reconstructiva de Cavadas y al cirujano le ha impuesto una condecoración y le ha regalado un libro de la Fundación El legado. 

Foggo ha destacado el extraordinario servicio público, la "heroica intervención" y la asistencia de excepcional calidad recibida por el marine herido: "son indiscutibles los logros y el compasivo cuidado al paciente, lo que demuestra el gran mérito del equipo y la gran relación entre EEUU y España". 

Según Foggo, el equipo de Cavadas fue avisado a las 4.30 horas de la madrugada del 28 de marzo "y en 20 minutos llegaron al hospital con una sonrisa. Esto es emocionante", y ha subrayado que el equipo ha realizado una "cirugía milagrosa" y ha hecho posible que el marine "pueda volver a usar su extremidad". Además, ha trasladado un mensaje del marine herido al equipo médico: "gracias a Cavadas por la operación. No podría haber tenido un mejor equipo de cirujanos".