Hot toddy
Hot toddy EMMA GARCÍA

Hot toddy (ponche caliente) es un tradicional remedio irlandés y escocés contra los resfriados que combina whisky, agua caliente, limón y miel, aromatizado con clavos y canela. Suena estupendamente, pero como no somos muy partidarios de recomendar alcohol para combatir un catarro (ni ninguna otra dolencia), hemos preparado una versión sin alcohol o hot not toddy, apta para todos los públicos.

Ya sabemos que no hay remedios caseros realmente eficaces para curar un resfriado, pero una bebida caliente con miel y limón antes de meternos en la cama nos va a sentar muy bien y probablemente nos ayudará a pasar una noche más llevadera. Y si no estamos resfriados, podemos aprovechar los últimos días de frío para entrar en calor con este cóctel, o para celebrar San Patricio este fin de semana.

Algunas recetas añaden té al agua caliente (menos recomendable si vamos a tomarlo antes de dormir), jengibre -le sienta muy bien-, sustituyen la miel por azúcar moreno, o añaden otras especias para aromatizar. Seguramente todas están muy buenas y cada una tendrá su toque especial, así que podemos personalizar nuestro hot toddy como más nos guste.

¿Qué nesesitaremos para este cóctel medicinal?

  • 200 ml. de agua hirviendo
  • 30 gr. de miel
  • Zumo de medio limón
  • Una rodaja de limón
  • Clavos (incrustados en el limón)
  • 1 rama de canela

Ponemos a hervir el agua. Partimos un limón en dos, exprimimos el zumo de una mitad y cortamos una rodaja (o dos) de la otra parte. Incrustamos los clavos en la rodaja de limón para evitar tragarlos.

En un vaso grande ponemos la miel y el zumo de limón, añadimos el agua hirviendo y removemos hasta deshacer la miel. Ponemos también la rodaja de limón con los clavos y una rama de canela. Removemos y lo tomamos calentito antes de dormir.