No es la primera vez que escuchamos que una empresa de automoción utiliza exoesqueletos para ayudar a sus trabajadores a fabricar coches. Tal es el caso, por ejemplo, de BMW o Audi.

Según nos explican en Ford, la diferencia es que esas empresas solamente han incluido algún exoesqueleto de pruebas entre sus trabajadores mientras que ellos ya han integrado en la línea de montaje que tienen en Valencia nueve exoesqueletos, número que crecerá hasta los veinte el próximo mes de abril.

Por eso, en su nota de prensa se aventuran a anunciar que "Ford es el primer fabricante de automóviles en integrar operarios con exoesqueletos".

Según la empresa, estos esqueletos artificiales externos permiten a los trabajadores levantar y manipular piezas por encima de sus cabezas con un peso de hasta 3 kg. Todo objeto superior a ese peso lo manejan robots, según confirma Ford a este diario.

De esta forma, pretenden evitar "los desórdenes musculoesqueléticos que suponen el 61% de las enfermedades laborales en Europa". En concreto, refuerza los hombros y la espalda al trasladar el peso que carga el trabajador hacia las caderas.

Están compuestos por titanio y fibra de carbono, pesan entre 4 y 4,5 kg,  y "ayudan a los operarios de la línea de montaje a levantar, mover o cargar" casi cualquier cosa que no supere los tres kilogramos.

Hasta llegar a este punto, la empresa hizo pruebas con hasta 200 trabajadores de la planta Valencia. De estos, son finalmente 20 los trabajadores que se beneficiarán de esta herramienta.

En este vídeo de Quartz se puede ver con más detalle cómo ayuda este exoesqueleto a las tareas de levantamiento y carga: