Molécula de testosterona
Una molécula de testosterona en un gráfico por ordenador. ARCHIVO

Los resultados de un estudio han indicado que los niveles elevados de testosterona tendrían efectos perjudiciales sobre la memoria y la función cerebral en ancianos.

Según la investigación realizada en la Universidad de Illinois, cierta evidencia relaciona los altos índices de esta hormona con el deterioro cognitivo en los varones mayores.

Las pruebas se realizaron a 15 hombres

En el estudio, el equipo de la doctora Pauline M. Maki analizó a 15 hombres saludables de entre 66 y 86 años, sin evidencia de disfunción cognitiva.

Los participantes recibieron inyecciones de 200 miligramos semanales de testosterona durante 90 días, seguidos de un período de 90 días de "limpieza" y un cambio de tratamiento entre los grupos.

Hubo cambios de tratamiento entre dos grupos

Pero, contra las expectativas de los investigadores, el tratamiento con testosterona produjo una disminución de la memoria verbal a corto plazo.

"Con el tratamiento, cierta actividad se redujo en el lóbulo temporal medio, un patrón observado en la enfermedad de Alzheimer, en una región que es crítica para la memoria episódica ", explicó Maki.