Terroristas islámicos
La Policía detiene a un presunto terrorista islámico EFE

Los once terroristas detenidos el miércoles por la mañana en la operación Tigris (una de las dos que ha llevado hoy a caba la Policía Nacional) están supuestamente relacionados con Ansar El Islam, la célula de Al-Qaeda que dirige en Irak Abu Musab al-Zarqawi.

La Policía capturó a tres de ellos en Madrid, cinco en Barcelona y a los otros tres en Valencia y en las localidades gaditanas de Algeciras y Puerto de Santa María. Se trata de once marroquíes, dos argelinos, otros tantos ceutíes y uno sin identicar.

 Operación Tigris: combatientes con destino a Irak

Según el ministerio del Interior, los detenidos en la primera operación son musulmanes radicalizados que constituían una red islamista de apoyo a la causa iraquí de ideología yihadista, con conexiones en diferentes países de Oriente Medio, Magreb y Reino Unido y centro de operaciones en Siria.

Las actividades de esta red se centraban en el reclutamiento y envío de muyahidines a Irak con el objetivo de cometer acciones terroristas suicidas contra las fuerzas coaligadas.

Los islamistas financiaban sus actividades a través de robos y a través del tráfico de drogas

Prácticamente la totalidad de los detenidos ejercían actividades de delincuencia común, como el tráfico de estupefacientes, falsificación documental, robos con violencia e intimidación, etcétera, a través de las cuales obtenían los fondos necesarios para el mantenimiento de las actividades de la red islamista.

Siempre según el ministerio del Interior, muchos de los detenidos habían manifestado su voluntad de convertirse en "mártires" del Islam. Esto pone de manifiesto su extrema radicalidad y peligrosidad y su disposición a cometer una acción terrorista de carácter suicida en el momento que así lo dispusieran los responsables de la organización.

 Operación Sello: en relación con el 11-M

En la otra operación, realizada por la tarde, fueron detenidas en Cataluña y Madrid cinco personas supuestamente relacionadas con los atentados del 11-M.

En Barcelona han sido detenidos Mohamed Larbi Ben Sellam y Driss El Gordo, en Santa Coloma de Gramanet, y Asan Amrani Boukhobza, en Sabadell, y en Madrid, Mohamed El Idrisi y Abdenneri Essabar.

Mohamed Larbi Ben Sellam, alias "Abou Zubair", tenía una orden internacional de detención como presunto miembro de la célula que perpetró los atentados terroristas del 11-M en Madrid, que causaron 192 muertos.

Ben Sellam formaba parte de la célula de Villaverde, junto a 'El Tunecino' y ejercía labores de coordinación con el cerebro del 11-M, 'El Egipcio'

Ben Sellam, nacido en Tánger (Marruecos) en 1977, habría dirigido, según la Policía, la compra y entrega de un teléfono móvil "de seguridad" para facilitar las comunicaciones de la célula terrorista que cometió los atentados del 11-M, y de haber ayudado a huir de España a uno de los terroristas que escapó de Leganés, que podrían estar actualmente en Irak.

Según los investigadores, en las labores de adquisición y entrega a su destinatario de dicho teléfono, habría participado el marroquí Mohamed El Idrissi, también detenido hoy.

Mohamed Larbi Ben Sellam aparece como miembro de la célula de Villaverde, junto a Allekema Lamari y a Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, "alias El Tunecino", ambos muertos en el atentado suicida del 4 de abril del pasado año. También habría ejercido labores de coordinación con Rabei Osman Al Sayed Ahmed, alias "Mohamed El Egipcio".

En el operativo participaron hasta 500 agentes de la CGI, UIP, TEDAX y Policía Científica. Asimismo, han colaborado las Brigadas Provinciales de Barcelona, Valencia y Cádiz, bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción Número Cinco de la Audiencia Nacional.

Más arrestos por la tarde

A lo largo de la tarde se produjo el arresto de otras 11 personas que convivían con los apresados por la madrugada. El objetivo era identificarlos e interrogarlos, pero ya han sido puestos en libertad al descartarse, en principio, viculación alguna con los supuestos terroristas.