Aquí también hay niños del coro
Uno de los infanticos toca el piano mientras el resto espera el momento de empezar a cantar. Fabián Simón
-José M.ª, Aitor, Juan Manuel, Fernando y Jaime son cinco de los 19 niños que forman la escolanía de infantes Nuestra Señora del Pilar.  Tienen entre ocho y doce años, ocho son inmigrantes y están internos en el colegio de la calle Jardiel aprendiendo canto, música, materias de primaria y, por supuesto, a convivir. 
 
«Los que peor se portan son los pequeños, pero nos llevamos bien», dice uno de los mayores, mientras el resto grita y salta a su alrededor.
 
Los niños están ocupados de 8.30 a 20.30 horas con el colegio, las clases de música y sus funciones en el Pilar. «Cantan en la misa de infantes, ayudan en misa y pasan a niños y objetos por el manto de la Virgen», explica Luis Cuartero, el director de la escuela. Van a su casa cada 15 días (aunque algunos están en régimen externo) y tienen vacaciones un mes, en julio o en agosto.
 
Al entrar se les hace una prueba de voz y oído, ya que una de las principales tareas de un infantico es cantar en el coro. Además, cada niño elige un instrumento y aprende a tocarlo. «El que más me gusta es el piano», señala José M.ª, pero también hay unos cuantos virtuosos del violín.
 
El Cabildo beca a los niños, por lo que tienen formación y estancia gratuitas. Hoy acaba el plazo para solicitar plaza y todavía quedan diez. Para más información, llamar al 976 298 273.