1.- Músculos fuertes.

La musculatura de la espalda y el abdomen debe tener la fortaleza suficiente para soportar mejor el peso y disminuir la carga a la que están sometidas continuamente las articulaciones. Los músculos fortalecidos garantizan una postura normal, lo que a la larga hará que disminuyan las lesiones en esta zona.

2.- Posición

Evita sentarte en la misma posición mucho tiempo. Levántate cada 45 minutos y camina un rato.

3.- Cojín

Un cojín en la curvatura de la espalda te hará sentir más cómodo al sentarte. Apoya con firmeza la espalda contra el respaldo apoyando bien la región lumbar y los hombros.

4.- Apoya los pies

Usa una silla lo suficientemente baja como para que los pies se apoyen en el suelo completamente. Es bueno que descansen sobre un banco bajo.

5.- Con brazos

Si tienes dolor de espalda, trata de sentarte en una silla con brazos    y hazlo de modo que tus rodillas se mantengan al mismo nivel que las caderas.

6.- Giro total

Cuando estés sentado evita los giros parciales. Lo correcto es girar todo el cuerpo a la vez, no girar sólo el cuello, o la espalda.

7.- Al volante

Cuando vayas a conducir, procura ajustar el asiento para que las piernas no tengan que estirarse para alcanzar los pedales. Siéntate erguido y coloca las dos manos en el volante.

8.- Para dormir

Usa un colchón recto y de firmeza intermedia. Evita las almohadas excesivamente elevadas. La mejor postura es boca arriba.

9.- Subir peso

Para levantar algo del suelo, dobla las rodillas y usa la fuerza de las piernas para subir el objeto.

10.- Caminar

Usa zapatos cómodos con tacón bajo. Haz ejercicio todos los días. Por ejemplo, caminar o nadar.