Pizza Hawaiana
El eterno dilema de ponerle, o no ponerle, piña a la pizza. Janine, Wikipedia

Sam Panopoulos, el hombre que inventó la pizza Hawaiana, falleció este jueves a los 83 años de edad. Panopoulos emigró a Canadá desde Grecia en 1954, cuando tenía 20 años. Fue en el país norteamericano donde comenzó a ganarse la vida abriendo restaurantes junto a sus dos hermanos.

La novedad que Panopoulos introdujo fue la de un ingrediente, pero en los últimos años la sociedad ha comenzado a dividirse en dos facciones enfrentadas: los que añaden piña a su pizza y los que no.

Es un debate que sobre todo se ha desarrollado en las redes sociales. En Twitter, principalmente. Y lo más curioso de todo esto es que no existe término medio, no hay una opción equidistante ante el problema. O la amas o la odias.

Seguramente que Panopulos, cuando creó la pizza allá por 1962, ni siquiera se planteó que su invención estaría sometida años después a un debate a nivel mundial. 

"Nosotros solamente la pusimos ahí —la piña—, solamente por diversión, para ver cómo era el sabor. Éramos jóvenes y por aquella época hacíamos muchos experimentos". Así lo contaba su creador hace unos meses en la BBC, indiferente a la polémica.

Hace apenas unos meses, el pasado febrero, la cuestión volvió a reavivarse cuando el presidente islandés aseguró que si en su mano estuviera, crearía una ley que prohibiera tal ingrediente en las pizzas que se comieran en Islandia.