Toyota C-HR
Su carrocería está a medio camino entre todoterreno y turismo, pero no es apto para circular fuera de asfalto. KM77.COM

A caballo entre un turismo y un todoterreno se encuentra el C-HR, híbrido de Toyota con 4,36 metros de largo. Está disponible a partir de 24.350 euros con tres niveles de equipamiento diferentes (ver lista). Aunque por su altura (ocho centímetros más que un Auris) pueda parecer que es un vehículo indicado para circular fuera de asfalto, no es así. De hecho, su parachoques frontal roza en rampas de garaje en las que el del Auris no tocaría.

La ventaja del C-HR respecto al Auris es la mayor altura de los asientos (el conductor va nueve centímetros más alto), lo que hace más cómodo el acceso y salida del habitáculo, además de contar con un maletero ligeramente superior (17 litros) al del Auris de cinco puertas. Excepto por la anchura de las plazas delanteras, el habitáculo del C-HR no es más amplio, pero su consumo y precio son más altos.

Visualmente, el Toyota C-HR se asemeja a un Nissan Juke, aunque es igual de largo que un Nissan Qashqai; puede confundir y parecer que tiene un tamaño más reducido del que realmente tiene. Este híbrido de Toyota está disponible con un sistema de impulsión híbrido de 122 caballos (el mismo que el del Toyota Prius de 2016), y tracción en las ruedas delanteras.

Es más asequible y más completo en equipamiento de serie que un Qashqai. El Suzuki S-Cross equivalente (gasolina de 140 CV y cambio automático) cuesta prácticamente lo mismo, y su equipamiento es más abundante que en los otros dos modelos alternativos de la competencia. Aun así, hay elementos que no puede tener ni siquiera como extra, como la alerta por cambio involuntario de carril o el reconocimiento de señales de tráfico.

Una alternativa diferente al Toyota C-HR es el KIA Niro, también híbrido. El modelo de KIA es más amplio y tiene un maletero con mayor capacidad. Por contra, el equipamiento del CH-R es más completo, y para igualarlo en el Niro habría que subir al nivel de confort intermedio y adquirir algunos elementos extra. El consumo homologado de ambos vehículos es idéntico, y aunque el C-HR es menos potente que el Niro, acelera más rápido de 0 a 100 kilómetros por hora.

El habitáculo y el maletero (con 377 litros de volumen de carga) del C-HR son más pequeños que los del Niro, el Qashqai y el S-Cross. Está menos enfocado al uso familiar que sus tres modelos alternativos, ya que el diseño de la carrocería condiciona la facilidad de acceso a la segunda fila de asientos, que puede resultar algo agobiante por el reducido tamaño de las ventanillas.

En cuanto a conducción, el manejo de un C-HR es similar al de un Prius, ya que el funcionamiento del sistema híbrido es idéntico. Su suavidad y silencio lo hacen un coche agradable de conducir en ciudad, pero no tan agradable cuando se le exige aceleraciones medias o fuertes.

Hay tres niveles de equipamiento: Active, Advance y Dynamic Plus. Los tres incluyen de serie el paquete 'Safety Sense', que incluye un sistema de detección de peatones pre-colisión, alerta por cambio involuntario de carril, programador de velocidad activo, reconocimiento de señales de tráfico y conexión automática de luces largas. También hay otros elementos de serie en los tres escalones de equipamiento, como el encendido automático de luces y parabrisas, un sistema de acceso y arranque manos libres, climatizador de dos zonas, ayuda al arranque en pendientes, sistema multimedia de Toyota Touch 2 y un volante forrado de cuero con mandos para el manejo del sistema multimedia.

Aspecto interior del Toyota C-HR

En el peldaño intermedio, el nivel Advance, a todo lo anterior hay que añadir llantas de 18 pulgadas (las básicas son de 17), cristales traseros y luneta oscurecidos, asientos delanteros con calefacción, tapicería mixta de tela y cuero y ajuste lumbar eléctrico (solo en el asiento del conductor). Con el equipamiento más alto de gama, el Dynamic Plus, también entran de serie la pintura bicolor (techo negro), sistema de audio de JBL, alerta por presencia de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores y faros delanteros de ledes.

A finales del pasado septiembre de 2016, Toyota lanzó una serie limitada de 200 unidades de su C-HR a la que denominó 'Launch Edition', que se agotó al mes de salir. Su precio era de 29.000 euros y en su abundante equipamiento se incluían elementos de serie en el nivel Dynamic Plus.

Toyota da tres años de garantía (o 100.000 kilómetros, lo que ocurra antes) para el coche, excepto para los elementos propios de la parte híbrida. Con mantenimientos realizados en servicio oficial, la garantía de la batería se amplía hasta los 10 años (sin límite de kilometraje), y los costes del mantenimiento pueden calcularse en una herramienta de Toyota habilitada para ello.

Hemos calculado el precio de una póliza a todo riesgo con franquicia para un Toyota C-HR con equipamiento Advance en el comparador de seguros de 20MINUTOS.ES. El tomador sería un hombre de 29 años, soltero, empleado de banca y con diez años de experiencia al volante, cuatro de ellos como titular de una póliza propia. El coche, que dormiría en garaje colectivo, tendría un uso diario y previsión de recorrer entre 10.000 y 15.000 kilómetros al año. Para este supuesto, el precio más bajo lo ofrece Regal por 344 euros anuales, con franquicia de 200. La calidad de la póliza es de 8,66 sobre 10, y la relación calidad-precio es de 8,15.