El trabajo produce estrés
La tensión en las personas dispara el riesgo de infarto. AGENCIAS
Los gritos, las peleas y los conflictos constantes ponen en riesgo a la más sólida de las parejas y pueden acabar rompiendo más de un corazón, según informa el diario El Mundo.
Las emociones negativas podrían desarrollar enfermedad cardiovasculares 

Un estudio científico lo acaba de confirmar, según este trabajo, las personas que mantienen una relación tormentosa tienen más posibilidades de padecer una enfermedad cardiovascular.

Para llevar a cabo esta investigación, publicada en el último número de la revista Archives of Internal Medicine, un equipo de científicos británicos dirigidos por el especialista Roberto de Vogli analizó el caso de más de 9.000 individuos, quienes completaron un cuestionario sobre los aspectos negativos de sus relaciones más íntimas.

Entre otras cosas, los participantes tuvieron que aportar datos sobre el apoyo mutuo, la confianza, los intereses compartidos o la reciprocidad de la relación.

Además, los investigadores también midieron otras variables como la edad, el sexo, el tipo de ocupación laboral o si los individuos se habían divorciado o separado en los últimos meses.

Después, siguieron la evolución de cada paciente durante más de 12 años para comprobar si desarrollaban algún problema de salud y, especialmente, si padecían algún evento cardiovascular.

Más conflictos, más enfermedades

De los 8.499 individuos que no presentaban un problema cardiovascular en el momento de iniciar el estudio, 589 sufrieron algún trastorno en su corazón durante el seguimiento.

Después de tener en cuenta otros factores que podrían interferir y provocar un aumento en el riesgo cardiovascular, los científicos hallaron que aquellos que presentaban problemas en sus relaciones más íntimas tenían un 34% más de posibilidades de desarrollar una enfermedad coronaria que el resto de sus compañeros.

"Los resultados de nuestro estudio indican que las interacciones negativas en las relaciones más estrechas incremental el riesgo de incidencia de una enfermedad cardiovascular.

El efecto es independiente de cualquier característica sociodemográfica, factores biológicos o psicosociales o comportamientos relacionados con la salud", comentan los autores en su trabajo.

El estrés en el trabajo también daña el corazón

La tensión laboral dispara el riesgo de infarto 

La tensión laboral dispara el riesgo de infarto, según confirma el diario, y por eso las empresas españolas están empezando a promover el bienestar de su plantilla.

Se trata de mejorar su salud y productividad, y este es el caso de Jennifer y Pamela, dos trabajadoras de General Mills.

Ambas empleadas eran obesas y sufrían varios achaques que impedían su productividad laboral.

Por lo que la multinacional decidió tomar cartas en el asunto y ambas comienzaron a acudir a un programa de reuniones para perder peso y a un gimnasio que habilito la empresa.

Ambas han mejorado su actividad laboral. Y es que algunas empresas punteras ya se han dado cuenta de que prevenir y curar las dolencias de sus trabajadores y evitar su estrés reduce el riego de infarto y mejora su productividad.