Un infiltrado de Reporteros sin Fronteras revela secretos de la censura china

  • Antes de 2005 no existía una censura organizada.
  • Ahora hay listas de palabras prohibidas y una oficina gubernamental es capaz de vetar temas e imponer consignas.
  • Las autoridades fomentan la autocensura.
Página web de RSF.
Página web de RSF.
20MINUTOS.ES
Reporteros sin Fronteras y China Human Rights Defenders han hecho público un informe sobre los mecanismos de censura que Pekín ha desplegado de cara a los Juegos Olímpicos que se celebran en el país asiático el año que viene. Para recoger los datos infiltraron a un colaborador en una compañía china de telecomunicaciones.

El uso de Internet no cesa de generalizarse en China, con cerca de 160 millones de internautas y 1,3 millones de sitios catalogados. Pero según Reporteros sin Fronteras "la censura y el control de la Web matan, antes de que nazca, la libertad de expresión prometida por la Red".

La organización de derechos humanos señala que el Partido Comunista Chino (PCC) y el Estado han empleado cantidades colosales de recursos humanos y económicos para evitar que se consiga un auténtica libertad de expresión en Internet.

También afirma que la Oficina de Gestión de la Información por Internet ha puesto bajo tutela editorial los principales sitios informativos con sede en la capital. Según el informe este organismo puede prohibir la difusión de noticias, ordenar el cierre de webs, y exigir la publicación de propaganda a grandes compañías de Internet, como Yahoo! China y Baidu.

Medio millar de palabras prohibidas

El infiltrado en la compañía de telecomunicaciones, al que Reporteros sin Fronteras se refiere como Mr. Tao, asegura en declaraciones recogidas por The Register que antes de 2005 no existía un sistema organizado de censura en China. Entre los casos de censura que relata el informe puede destacarse el que afectó a la empresa Foxconn, que fabrica en china componentes para el iPod de Apple. Cuando medios occidentales afirmaron en 2006 que la compañía maltrataba a sus trabajadores el aparato del Estado se puso en marcha para exigir a las web chinas que ni mencionaran el tema.

Existe una lista de entre 400 y 500 palabras prohibidas que las compañías autocensuran para que no pueda accederse a webs que las contengan desde sus oficinas. Las páginas con referencias a la masacre de la plaza de Tiananmen también son inaccesibles.

Con el fin de eludir la censura, este informe preconiza la utilización de blogs, foros de discusión o telefonía vía Internet. También aconseja aprovechar la desigualdad del nivel de censura existente entre las diversas provincias, o entre los distintos peldaños administrativos.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento