Línea de ensamblaje de Volkswagen
La compañía quiere financiar la operación de eléctricos retirando modelos convencionales que no vende. En la imagen, una línea de ensamblaje de Volkswagen en Navarra. VOLKSWAGEN

La marca Volkswagen, principal del grupo del mismo nombre, quiere ser líder de mercado en movilidad eléctrica en 2025, tras un plan de reestructuración y recorte de 30.000 empleos, para ahorrar, e inversiones en eléctricos y digitalización.

Según dijo este martes 22 de noviembre el director de la marca Volkswagen, Herbert Hiess, durante una rueda de prensa en la sede central del grupo en Wolfsburg (norte de Alemania) al presentar la estrategia para los próximos ocho-diez años de la compañía, se prevé un aumento de los costes de 1.000 euros por vehículo para poder cumplir la nueva normativa de emisiones contaminantes y nocivas.

Esta nueva estrategia, que se denomina dentro de la empresa "Transform 2025+", contempla "el mayor proceso de transformación en la historia de la marca", aseguró Diess.

Apostará por los eléctricos y la movilidad eléctrica se convertirá en la parte principal de la marca VW. "A partir de 2020 empezaremos nuestra ofensiva de eléctricos... Nuestro objetivo no son productos nicho, sino el corazón del mercado automovilístico. Hasta 2025 queremos vender un millón de automóviles eléctricos anualmente y ser líderes en la movilidad eléctrica. Nuestros eléctricos serán el nuevo emblema de Volkswagen", recalcó Hiess.

La compañía quiere financiar la operación de eléctricos retirando modelos convencionales que no vende, lo que liberará 2.500 millones de euros para invertir en este segmento.

Principales objetivos

Volkswagen quiere recuperar la confianza de los clientes y mejorar la rentabilidad sobre las ventas, que es ahora del 1,6 %.
La marca Volkswagen, que mantiene estables sus inversiones en 4.500 millones de euros, quiere mejorar su rentabilidad operativa hasta el 4% para 2020 y hasta el 6% para 2025, para lo que es necesario ahorrar, según Diess. Así, va a reducir 23.000 empleos en Alemania y 7.000 en Sudamérica hasta 2020 para ahorrar 3.700 millones de euros anuales, de ellos 3.000 millones en las fábricas germanas.

Transform 2025+ es el mayor proceso de transformación en la historia de la marcaVolkswagen ha reducido sus ventas después de que saliera a la luz que manipuló durante años las emisiones de gases en once millones de vehículos con motor diesel.

En Europa y China la marca VW es líder de mercado, pero en zonas como Sudamérica, Estados Unidos y Rusia las ventas han caído y sufre pérdidas, y ahora quiere desarrollar automóviles regionalmente para satisfacer los gustos de los clientes.

Hiess indicó que muy pocas cosas van a seguir igual en la compañía y detalló que la transformación de la marca VW se producirá en tres fases: La primera se prolonga hasta 2020, periodo en el que llevará a cabo el plan de reestructuración; la segunda llega hasta 2025 y en ella la empresa quiere fortalecerse y convertirse en líder del mercado de automóviles eléctricos y ofrecer también servicios de movilidad, y la tercera alcanza a 2030 y en la misma pretende ser número uno mundial.

La marca Volkswagen desea lanzar una operación de todoterrenos, modelo que ha olvidado hasta ahora en su estrategia y que es muy demandado en países como Estados Unidos.

También va a apostar por la digitalización y ofrecerá servicios de movilidad, que permitirán incrementar la facturación en 1.000 millones de euros y que calcula tendrán unos 80 millones de usuarios.
Volkswagen busca convertirse en un fabricante importante en Norteamérica y dejar de ser una empresa que ofrece nichos de mercado. "Vamos a intensificar nuestro compromiso en Estados Unidos notablemente. El foco lo vamos a establecer en los segmentos que son clave ahí, los todoterrenos y las berlinas", destacó el director de la marca VW. Posteriormente, Volkswagen también quiere llevar eléctricos a Norteamérica.