Buscador, Google, recurso de google, mujer usando el ordenador, Portátil.
Un usuario con la página de Google. PIXABAY

Google está reclamando más de 100.000 euros a un niño de 12 años de Torrevieja (Alicante) que contrató de forma errónea un servicio para dar publicidad a su web. La familia ha puesto el caso en manos de abogados.

Según informa El Faro de Vigo, el menor había montado junto con otro amigo de 15 años una web de vídeos sobre música y quería obtener ingresos como youtuber. Para eso se abrió una cuenta en Google Adwords en agosto pasado, pensando en que a través de ello obtendría dinero por publicidad que fuera insertada en sus contenidos. Pero lo que en realidad hizo fue contratar un servicio para publicitar su web, por el cual tenía que pagar.

El resultado fue que dos semanas después comenzaron a cargarse a la cuenta bancaria que habían asociado al servicio facturas por cantidades que llegaron a sumar 100.000 euros. Los avisos de cargos por 50, 100 o 900 euros comenzaron a llegar al móvil del chaval, que creyó que eran cantidades que se abonaban a su cartilla de ahorro, y no deudas.

A la semana siguiente los cargos pasaron a ser de 1.500, 18.000 euros, hasta que llegó uno de 78.000 euros, todos provenientes de Google Ireland.

Al darse cuenta de la deuda, los padres pidieron explicaciones al menor, que procedió a cerrar su web. La madre del pequeño ahora recuerda que su hijo, que estudia primero de ESO, comenzó a contarle que él y su amigo iban a comprarse un "montón" de cosas con el dinero que estaban ganando, incluida una mansión.

"No le hice mucho caso. Pensé que era cosa de críos, me dijo que quería ser youtuber", comentó la madre, según El Faro.

La familia achaca el error a la facilidad con la que se puede abrir una cuenta de Google Adwords y relacionar una cuenta bancaria a ello. Ahora está siendo asesorada de forma altruista por un abogado y quiere demostrar que la página del menor no era profesional, sino un blog de aficionados.