Samsung, la pesadilla de los Galaxy Note 7 explosivos y la amenaza de Apple y el iPhone 7

  • Tras varias semanas de problemas con las baterías inflamables de los Galaxy Note 7, Samsung reinicia hoy la distribución de su terminal estrella.
  • La nueva remesa de Note 7 lleva una 'S' azul en la caja, un distintivo que indica que poseen nuevas baterías totalmente seguras.
  • El revés económico y de imagen de marca que ha supuesto este problema podría beneficiar a Apple, que acaba de lanzar el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus.
Un usuario muestra su Samsung Galaxy Note 7 quemado.
Un usuario muestra su Samsung Galaxy Note 7 quemado.
Baidu

Este lunes 19 de septiembre es la fecha en la que Samsung espera poder proclamar el fin de la pesadilla de los Galaxy Note 7 explosivos. Ese es el día en el que se reiniciarán la distribución de su terminal estrella de la temporada, el día en el que los poseedores de un Note 7 podrán cambiar su phablet por otro y en el que aquellos que tenían dispositivos reservados empezarán a recibirlos.

Sin embargo, el camino hasta aquí ha sido largo y puede que acabe teniendo consecuencias muy negativas tanto para el producto como para la compañía. De momento, Samsung ya se ha llevado un buen batacazo en Bolsa (llegaron a caer un 7% y las pérdidas se estiman en más de mil millones de dólares) y la imagen del Note 7 ha salido muy perjudicada.

Además, todo esto ha coincidido con la llegada del iPhone 7 (que salió a la venta el pasado viernes) y, pese al momento algo flojo de Apple, la compañía de la manzana podría haber encontrado en el incidente de los Note 7 una ventaja inesperada que no debería desaprovechar.

Tras varios años en los que Samsung se ha mantenido como líder del mercado móvil, Apple podría recortar distancias a su rival con un terminal que no resulta especialmente innovador y que se veía las caras con un phablet, el Note 7, que había recibido muy buenas críticas por parte de los expertos antes de revelarse los graves problemas de sus baterías.

El Galaxy Note 7 vio la luz el 19 de agosto en Estados Unidos. Las alarmas saltaron el 31 de agosto, cuando varios usuarios informaron de que sus teléfonos móviles habían comenzado a arder. Las historias, acompañadas de impactantes fotografías en las redes sociales de terminales chamuscados, obligaron a Samsung a anunciar retrasos en los envíos de Note 7 para realizar pruebas adicionales de calidad de producto.

Ante la gravedad de la situación, el día 2 de septiembre, Samsung anunció la suspensión de las ventas del terminal, la paralización de los envíos y la puesta en marcha de un programa de sustitución para cambiar los Note 7 por otro teléfono de la compañía. Hasta ese momento se habían reportado 35 casos de móviles quemados, lo que representaba "menos de un 0,1% del total del volumen de ventas", según explicó un portavoz de la compañía, pero no se podían asumir más riesgos y decidieron actuar de forma rápida y contundente.

Samsung explicó que el problema se debe al sobrecalentamiento que se produce cuando entran en contacto el ánodo y cátodo de las celdas de la batería, un error de fabricación muy raro. También se detectó que el defecto procedía de las baterías suministradas por una de sus subsidiarias, SDi, así que se optó por cambiar de proveedor y encargar las nuevas remesas a la compañía Amperex Techology Limited, encargada de las baterías del Note 7 en China, donde no se ha reportado ni un solo incidente.

Teléfonos móviles ardientes

A pesar de todas las medidas tomadas, los percances no han parado de sucederse durante las últimas dos semanas: un Note 7 explota en un hotel y ocasiona más de 1.300 dólares en daños, un garaje acaba calcinado por culpa de un dispositivo que comenzó a arder, un coche en llamas por el mismo motivo, un niño se quema las manos mientras usaba el dispositivo de Samsung...

Hace algo más de una semana, la Administración Federal de la Aviación de EE UU recomendó a los pasajeros "no encender o cargar estos dispositivos a bordo de aeronaves y a no guardarlos en equipaje facturado". Poco después, el organismo homólogo europeo emitió un comunicado similar: "Se recuerda a los pasajeros de la necesidad de informar a la tripulación de cabina cuando un dispositivo esté dañado, muy caliente, eche humo, se haya perdido o se haya caído en la estructura del asiento".

A raíz de todos estos sucesos, Samsung decidió insistir aún más en la necesidad de apagar todos los Galaxy Note 7. "Para todos aquellas personas que hayan ya adquirido dispositivos Galaxy Note7, les rogamos que por favor apaguen su dispositivo y vuelvan a usar su anterior teléfono. A partir del próximo día 19 de septiembre, empezaremos a sustituir voluntariamente su dispositivo Galaxy Note7 actual por uno nuevo", dijo la compañía en un comunicado.

El pasado viernes, justo el día en el que el iPhone 7 veía la luz, las autoridades estadounidenses se pusieron aún más drásticos. La Comisión para la Seguridad de los Productos del Consumidor de EE UU (CPSC, por sus siglas en inglés) ordenó de manera oficial la retirada de alrededor de un millón de unidades del teléfono inteligente Samsung Galaxy Note 7 debido a los "riesgos graves de incendio y quemaduras".

También hubo rumores de la posibilidad de que Samsung apagase todos los Note 7 de forma remota —algo que la compañía desmintió— y se anunció que en Corea del Sur se lanzaría una actualización que impediría que el dispositivo se cargase más de un 60%, para mantenerlo en un estado seguro para aquellos usuarios que han hecho caso omiso a las advertencias de seguridad.

Los nuevos terminales, que se comenzarán a distribuir hoy mismo, llevarán un distintivo en la caja, una S de color azul que servirá para identificar que el smartphone forma parte de la nueva remesa "y ofrece a los consumidores la tranquilidad y seguridad absoluta de que están recibiendo la última tecnología".

Ahora, el drama del verano en el sector tecnológico, que ha caldeado el ambiente más que las elevadísimas temperaturas, toma una nueva dirección y se convierte en una batalla, la del Galaxy Note 7, relanzado con baterías seguras pero una imagen de marca muy dañada, y el iPhone 7, poco sorprendente pero muy sólido y fiel al estilo Apple.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento