EL CAMINITO DEL REY
Puente colgante ubicado en El desfiladero de los Gaitanes. FERNANDO MARMOLEJO / RED BULL

El Caminito del Rey es un sinuoso sendero considerado -hasta ahora- el más peligroso del mundo y construido en las paredes de un desfiladero a más de 100 metros de altura entre Álora y Ardales (Málaga). Durante los más de siete kilómetros del recorrido, que tarda en completarse entre 4 y 5 horas, se pasa por un puente colgante a más de un centenar de metros sobre el río Guadalhorce y se disfruta de las impresionantes vistas del desfiladero de los Gaitanes, un cañón natural excavado por el río.

Fue inaugurado en 1905 como acceso para los operarios de mantenimiento de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro. El Caminito del Rey debe su nombre a que en 1921 el rey Alfonso XIII lo recorrió para asistir a la inauguración de un pantano que potenciaría las actividades de esta empresa energética. El paso del tiempo contribuyó al deterioro del recorrido y progresivamente empezaron a desaparecer las barandillas, se derrumbaron algunas secciones y las vigas quedaron al descubierto, lo que suponía un riesgo que atraía a aventureros de todo el mundo.

1,5 km de pasarelas situadas a 100 metros sobre el río.

Sólo está permitido realizar el Caminito del Rey andando, pero ha habido una excepción; la empresa que gestiona el Caminito del Rey y la Diputación de Málaga concedieron el permiso para poder tomar las imágenes y poder realizarlo sobre una bicicleta. Se trata de una acción especial realizada por un ciclista profesional: David Cachon, que ha sido dos veces campeón del mundo de biketrial y que tiene el récord Guinness de salto al vacío, recorrió el camino en una mountain bike.

"Recomiendo esta experiencia a pie. Recorrer estos parajes, disfrutar de su belleza, de los buitres y demás aves es una sensación única. Ya sea en familia, con amigos o incluso en solitario es 100% recomendable disfrutar de este recorrido histórico. Aunque tendrás que taparte los ojos en algunos tramos si sufres de vértigo", explica Cachon tras la experiencia. Además añade que el recorrido es divertido y en algunas zonas algo más complicado y sinuoso para la bici ya que la anchura media es de un metro y en algunos pasos el manillar no cabía. El recorrido total es de aproximadamente 8 kilómetros de los cuales 4,8 km son de accesos, 1,5 km de pasarelas y 1,4 km de sendero.

El recorrido total es de aproximadamente 8 kilómetros.

El tope de visitantes al año es de 300.000 personas, con un máximo de 1.100 al día. En principio, el recinto permanecerá abierto de martes a domingo, excepto los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero, y salvo que las condiciones meteorológicas impidan la visita. Este sendero, rehabilitado por la Diputación Provincial tras décadas de abandono, cerró su primer año de reapertura con más de 300.000 visitantes y un impacto económico de más de 40 millones de euros. Se abrió al público el 28 de marzo de 2015, tras un año de obras y una inversión de 5,5 millones de euros. Está situado a una hora aproximada en coche desde Málaga capital, pero también es accesible para aquellos que prefieran el tren, ya que la estación ferroviaria de El Chorro (a 2 kilómetros del camino) está conectada con Málaga y Sevilla a través de trenes de media distancia.