El camión, cargado con botellas de agua ionizada, cayó cruzado en el kilómetro 316, cortando los dos carriles. La Guardia Civil tuvo que habilitar un desvío hacia la carretera de Logroño y el conductor resultó herido leve. El lunes, el atasco lo produjo la pintura de la vía, que provocó retenciones de 10 kilómetros en dirección a Barcelona.