Los vecinos de las zonas de copas siguen sin poder dormir. Incluso el Ayuntamiento empieza a cansarse ya del conflicto entre los locales y los vecinos, que es un problema que esperaban tener resuelto en noviembre de 2004 y aún sigue coleando. El Consistorio está resuelto a regular a finales de mes los horarios de los bares en solitario, aunque la responsabilidad normativa dependa de la DGA y, a posteriori, pueda modificar su decisión.

La trifulca entre los vecinos y los bares se remonta ya muchos años atrás. En julio de 2004, el Consistorio creó un grupo de trabajo para solventar el problema. Los ediles y técnicos escucharon a los afectados: vecinos de Moncasi, Casco Histórico y hosteleros. Pero el trabajo quedó paralizado, a la espera de que la DGA presentara la nueva normativa autonómica que recogerá la clasificación de los bares, los horarios y el régimen sancionador.

En octubre, el Consistorio pidió información a la DGA sobre la nueva normativa para poder adaptar la suya. Aún  no les han respondido y han decidido que, a final de mes, empezarán a adaptar la normativa municipal, según indicó el responsable de Urbanismo, Antonio Gaspar.