Sexo en un avión
La película 'Emmanuelle' (1974) fue una de las primeras en mostrar cómo era eso de tener sexo en un avión. COLUMBIA PICTURES

Lo de tener sexo mientras se vuela a 10.000 metros de altura es una fantasía para muchos de los que cogen aviones habitualmente. Más de una película –alguna desde el humor– nos ha mostrado el morbo de jugar con el cuerpo de otro entre las butacas del avión o en el reducido espacio de los aseos. Pero, ¿es realmente frecuente eso del sexo en las alturas? Más de lo que uno pudiera pensar.

El 14% de los tripulantes de cabina (TCP) ha tenido relaciones sexuales con algún pasajero durante el vuelo. Lo asegura un informe de Jetcost, un buscador de vuelos baratos, que añade que además el 21% de los auxiliares de vuelo dice haber tenido relaciones sexuales con algún compañero.

Los alemanes, los peores: un 29% ha engañado alguna vez al pasajero con el cambioEl estudio sobre los comportamientos menos ortodoxos de los azafatos y azafatas indica que el 24% de los españoles admite haber engañado a los clientes al devolver el cambio tras una compra llegando a acumular una media de 151 euros extra al año. Aún peores son los TCP alemanes, que son los que más timan a los pasajeros. Un 29% los que han practicado alguna vez este engaño llegándose a embolsar 524 euros anuales.

El 20% del total de encuestados por Jetcost admitió haber dado mal el cambio a los pasajeros tras una compra, de los cuales el 54% señaló haber engañado al cliente dándolo con una moneda diferente y el 40% confirmó que la mayoría de viajeros no comprueba el cambio. Con esta práctica los tripulantes de cabina aseguraron haber ganado 37 euros al mes, lo cual se corresponde con una media de 331,2 euros de más anualmente.

Según este sondeo, el 89% de los auxiliares de vuelo encuestados afirmaron haber incumplido las reglas. El 28% afirmó haber mentido a los pasajeros acerca de la disponibilidad de algunos productos y el 7% admitió haber aceptado propinas y regalos de los viajeros.