La caverna, que acogerá enormes aparatos para detectar colisiones de partículas en condiciones similares al Big-Bang que dio origen al Universo, ha sido construida en cinco años.