Según el último barómetro de hábitos de lectura y compra de libros, la Comunidad Valenciana, junto a Navarra y Andalucía, ha sido la única autonomía en la que disminuyó el número de lectores durante el año pasado.

Este informe  refleja un aumento generalizado de lectores mayores de 14 años durante el año pasado en toda España. Aunque siempre tiene que haber excepciones.

La mitad no lee

Las ovejas negras de esta encuesta son, sin duda, los valencianos, porque sólo el 51% de los mayores de 14 años encuestados se declararon lectores. Una cifra que sitúa a esta autonomía por debajo de la media nacional (con un 55% de lectores), sólo superados por Andalucía y Extremadura.

Los datos colocan a Madrid como la capital más lectora y que
 16.000

personas

mayores de 14 años han sido encuestadas 

repite primer puesto con un 64% de mayores de 14 años que se declaran lectores. Por detrás de la madrileña, La Rioja con un 61%, Canarias y País Vasco con un 58% de lectores, entre otros.

La encuesta, que se elabora trimestralmente, refleja también que con respecto a 2003, fueron doce las comunidades autónomas donde aumentó el número de lectores.

A pesar de este incremento generalizado, España sigue siendo uno de los países de Europa donde menos se lee.

Los resultados de la encuesta se obtienen a partir de una muestra de 16.000 individuos.

 

Hace tiempo que no practicamos

Que los valencianos ni leen ni compran libros es algo que demuestra el último barómetro. Pero este hecho no es nuevo. Según el director del departamento de Sociología de la Universitat de València, Rafael Xambó, «es una tendencia que viene de antiguo». Las razones son varias pero, sobre todo, «porque no hay estímulos institucionales a la lectura y existe un menosprecio generalizado a los escritores». Es más, Xambó dijo que los escritores valencianos «son el último mono y nunca se les consulta para nada». Por otra parte, desechó que los valencianos estén más ocupados que el resto de españoles para poder dedicar un poco de tiempo a leer un buen libro.