Canon AEDE
Arsenio Escolar, Pedro Posada de la Concha y Alberto Gutiérrez García, en la presentación del informe. AEEPP

El canon AEDE o tasa Google, una tasa introducida por el Gobierno en su reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) por la que los agregadores de noticias tendrán que pagar a los editores por los enlaces de sus contenidos online, es perjudicial para editores, agregadores, anunciantes y consumidores, según un informe elaborado por la consultora Nera, del grupo Oliver Wyman, para la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (AEEPP), la asociación empresarial de los medianos y pequeños editores de prensa.

El Gobierno tenía que haber medido el impacto antes de legislar

El informe ha sido presentado este jueves por sus autores, Pedro Posada de la Concha y Alberto Gutiérrez García, de Nera, y por el presidente de AEEPP, Arsenio Escolar, director de 20minutos.

El canon AEDE –llamado así porque sus promotores fueron algunos de los grandes grupos de comunicación españoles miembros de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE)– tiene uno de sus puntos más polémicos en que convierte ese tasa en un derecho “irrenunciable” por parte de los editores; es decir, tienen que cobrarlo aunque no quieran, lo que según AEEPP vulnera la libertad de empresa.

El informe, muy pormenorizado, llega a estas conclusiones:

  • "No existe justificación, ni teórica ni empírica, para la introducción del canon".
  • "La obligación a no poder renunciar supone un perjuicio para muchos editores, particularmente los más pequeños / los nativos digitales".
  • "El canon tiene un impacto negativo sobre la competencia, no sólo para el segmento de agregadores, sino para las publicaciones on-line y, en última instancia, para los consumidores (lectores y anunciantes)".
  • "Estos impactos se han empezado a notar en el corto plazo; en el horizonte más lejano el impacto negativo será aún más significativo, desincentivando el desarrollo de contenidos y de plataformas innovadoras".
  • "Parece claro que la reforma obedece a los intereses de un grupo particular de editores que, ante el deterioro de su negocio, han buscado obtener una fuente adicional de ingresos por parte de uno de los gigantes del Internet, aun en detrimento del resto de editores, del desarrollo del consumo de agregación y de noticias y, en última instancia, de los consumidores y del bienestar social".

Tras las conclusiones, el presidente de AEEPP anunció que enviarán el informe al Gobierno (“tenía que haber medido el impacto el propio Gobierno, antes de legislar”, comentó) y pidió públicamente al Ejecutivo que el polémico canon AEDE no se aplique y que el Ejecutivo renuncie a hacer el reglamento que desarrollaría la ley, aún pendiente. Al tiempo, Escolar sugirió a AEDE que renuncie también al canon “máxime cuando Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo Prisa –principal socio de AEDE, acaba de anunciar que ninguno de los medios de su grupo cobrará el canon y de reconocer que en la propia AEDE hay una fuerte división de opiniones sobre este asunto”.