Tomar el sol
Dos jóvenes toman el sol en el mar. GTRES

Dermatólogos de 133 ciudades españolas dedicarán una semana –desde el próximo lunes 1 y hasta el día 5– a estudiar de manera gratuita la piel de pacientes en el marco de la campaña Euromelanoma, una iniciativa para el diagnóstico precoz de diferentes cánceres de piel que aboga además por los hábitos saludables ante el sol. Las citas para hacer un screening se piden por teléfono o a través de la web en España de Euromelanoma.

La campaña Euromelanoma surgió en Bélgica 1999 para concienciar a la sociedad sobre la importancia de unos hábitos saludables para la prevención del cáncer de piel y actualmente participan 31 países y sus dermatólogos atienden a más de 260.000 pacientes cada año. Los dermatólogos de España atendieron el año pasado a más de 2.200 personas de 78 ciudades, una cifra que se elevará este año al participar 133 ciudades.

La incidencia del melanoma ha crecido notablemente en las dos últimas décadas"Los dermatólogos colaboran durante una semana para ofrecer una consulta gratuita en la que analizar síntomas de sospecha o posibles lesiones malignas o premalignas que sirvan para una detección precoz de este tipo de cáncer", explica el profesor de Dermatología de la Universidad de Granada y coordinador nacional de la campaña Euromelanoma, Agustín Buendía.

La incidencia del cáncer de piel se ha incrementado notablemente en las dos últimas décadas. Según el experto, el cáncer de piel ha dejado de relacionarse con oficios con mucha exposición al sol, como pescadores o agricultores, para afectar a la población en general.

Buendía apunta además que el aumento de tasas de cáncer de piel se relaciona con aspectos ambientales pero, especialmente, por hábitos sociales nocivos como "la presión social ante el bronceado, la moda de los deportes al sol sin protección o el uso de cabinas de bronceado".

El profesor de Dermatología recalca las "tasas altísimas" de la enfermedad en adolescentes, lo que ha relacionado con los estudios que apuntan que más del 70% de los adolescentes se quemó la piel por malas exposiciones al sol durante el pasado verano.