La Fundéu
Parte del equipo de la Fundéu posa para un selfi, la que consideraron la palabra del año 2014.  Fundéu

A veces el titular de una noticia empalidece, víctima de una preposición impertinente. Más abajo, la entradilla y el cuerpo pueden presentar cuadros de convulsión si son infestados por trastornos léxicos, fiebres de anglicismos o desnutrición lingüística. Ni siquiera el pie de foto está a salvo de la esquizofrenia de las mayúsculas o de un plural supurante.

Desde hace una década (el 8 de febrero celebró su décimo aniversario), la Fundación del Español Urgente (Fundéu) atiende estas dolencias y otras muchas que padece el lenguaje periodístico. Para ello, cada mañana los miembros de la asociación –lingüistas, lexicógrafos, ortotipógrafos, periodistas...- se reúnen para debatir sobre los problemas detectados, diagnosticarlos y brindar soluciones a los trabajadores de los medios.

La lengua del país con mayor poder económico es la que suele adquir más prestigio "Algunos casos son sencillos y rápidos, como un giro incorrecto, un dequeísmo o faltas de concordancia. Pero hay cuestiones más complejas" explica Joaquín Müller, director de la institución (en la imagen de la izda.). "Hoy mismo trabajábamos sobre el término inglés clicktivism, que alude a un concepto muy en boga, el del activismo mediante clics que canalizan páginas como Change.org o MoveOn.org. Algunos lo han traducido como clicktivismo. Nosotros hemos barajado 'activismo de salón'", cuenta Müller, quien añade que las traslaciones a un idioma deben ser fieles a la idea del vocablo original, no poseer ninguna connotación peyorativa ni tener problemas con la formación gramatical u ortográfica.

¿Hay que procurar castellanizar el anglicismo? No necesariamente.  "Para selfie se propuso autofoto, pero esta carecía del carácter lúdico de la palabra original, que se asemeja  más al sentido de hazte un 'tú mismo'. Como esto sonaba un poco masturbatorio, al final se optó por selfi, sin la e final".  

Y no pasa nada. Todos los idiomas se han enriquecido con extranjerismos, recuerda el director de la Fundéu, que aclara por qué el inglés domina en esas incorporaciones: "El país que ostenta el poder económico y social es el que habitúa a adquirir un mayor prestigio en la lengua. Hoy es el inglés. En el pasado fueron el español, el francés, el latín, el árabe".

Abierta a Internet

Las recomendaciones (más de 2.000) continúan en la web de la Fundéu, que ofrece un recorrido curioso por el lado más espinoso de la redacción periodística. "Gozar de' no es lo mismo que 'gozar con'", "hepatitis C se escribe sin comillas y solo con la c mayúscula", señala su portada mientras el interior repasa nombres de instrumentos musicales de belleza sonora (baglamá, berimbáu, chequeré, dulcémele...). O la frialdad del diccionario que ha marcado la crisis: rescate bancario, restricción crediticia... También, la correcta escritura de los nombres propios de actualidad (Alexis Tsipras, Salmán bin Abdulazi).

La idea de que el lenguaje se está empobreciendo es solo una sospecha"Una tarea fundamental es la de responder consultas. Cada día llegan a nuestra redacción decenas a través del correo electrónico, la web o, de forma creciente, las redes sociales. Aunque nuestro objetivo fundamental es ayudar a los profesiones de la comunicación, algunas de ellas son enviadas por traductores, correctores, profesores o, incluso, blogueros y tuiteros", explican desde el departamento de prensa de la Fundéu, que destaca que en su página digital (con una media de cinco millones de visitas anuales) hay publicadas 5.000 respuestas a dudas lingüísticas. 

No es el único proyecto que tienen entre manos. Además de lanzar un manual de estilo para los nuevos medios enfocado al mundo digital y gestionar la Wikilengua, un site colaborativo sobre el uso del castellano, han iniciado un plan que investiga periódicos nacionales recogidos durante los últimos cien años con el fin de comprobar la evolución del lenguaje. "Podemos llevarnos la sorpresa de que usamos muchos menos términos que antes o tal vez no. Por ahora, la idea que muchos apuntan de que el español se está empobreciendo es solo una sospecha", concluye Müller.

Trayectoria

La Fundación del Español Urgente (Fundéu) nació en 2005 impulsada por el entonces director de la Agencia Efe, Álex Grijelmo, e inspirada por organismos creados con anterioridad como el Consejo  Asesor de Estilo de la Agencia Efe,  integrado por Fenando Lázaro Carreter o Antonio Tovar, entre otros. Actualmente, su web, con todo tipo de recomendaciones lingüísticas (más de 2.000), recibe una media de cinco millones de visitas anuales y ofrece más de 5.000 soluciones para dudas.

En 2006, 20minutos se convirtió en el primer medio de comunicación impreso en firmar un acuerdo con la fundación para velar por el buen uso del español en sus ediciones.