Controla tu respiración

Respirar nos permite vivir. Hacerlo bien nos da mucho más, influye de forma decisiva en nuestro estado físico y mental. Sólo hace falta un poco de práctica.
Todas las técnicas de relajación empiezan por controlar la respiración. (Archivo).
Todas las técnicas de relajación empiezan por controlar la respiración. (Archivo).
ARCHIVO

El Pranayama es sinónimo de salud en la respiración. De esta técnica se han beneficiado muchas culturas desde tiempos inmemoriales.

Se practica en la India y todo el Extremo Oriente. Se basa en la regulación del prana o hálito vital, que influye decisivamente en nuestro estado físico y mental.

Es una de las partes esenciales del yoga, empleada para la purificación y el control de la mente. Pero tiene otras ventajas.

La respiración irregular y rápida aumenta la tensión muscular e impide la formación de ondas alfa. El objetivo es regularizarla.

Inhalar y exhalar

¿Cómo hacerlo?: El Pranayama consiste en una serie de inhalaciones y exhalaciones medidas que regulan nuestros ritmos vitales y desbloquean los canales del cuerpo por los que fluyen nuestras energías. Se pueden usar para alargar, acelerar o ralentizar la respiración, con el fin de lograr efectos concretos.

Control mental: Debemos controlar conscientemente el diafragma. Notar cómo el aire entra y sale de nuestro cuerpo. Debes dividir mentalmente el proceso. Por ejemplo: inhalar durante cuatro tiempos, retener el aire otros cuatro, exhalar en cuatro y estar otros tantos sin respirar. La frecuencia varía según la persona (2, 4, 4, 2 u otra combinación), prueba hasta hallar la mejor para ti.

Más oxígeno: En una respiración normal inhalamos medio litro de aire. En una controlada podemos llegar hasta los cinco litros, lo que proporciona mucho más oxígeno a la sangre. Lo ideal es tomar conciencia de nuestra respiración y sus distintos biorritmos a lo largo del día, para automatizar el control.

Al menos 8 minutos: Para su mayor efectividad debe hacerse de forma regular, a diario, aunque no es preciso que sea durante mucho tiempo. Unos pocos minutos (entre 8 y 12) bastan para que su efecto se note.

Beneficios: El Pranayama es especialmente útil para controlar la hipertensión arterial. Es más efectivo que los tranquilizantes, reduce la tensión mental y los efectos del estrés. Facilita la eliminación de las toxinas y ralentiza el envejecimiento de los tejidos.

Busca un lugar adecuado

Tranquilidad: Elige un rincón tranquilo de tu casa en el que te sientas a gusto. Debes evitar el excesivo calor o frío, la humedad y los lugares con corrientes o mala ventilación.

Silencio: El silencio nos ayudará las primeras veces, aunque al cabo de un tiempo nos acostumbraremos a concentrarnos en lo que estamos haciendo y a no advertir siquiera las cosas que nos molestan.

Relax: Podemos sentarnos en el suelo, con las piernas cruzadas o en cualquier otra posición relajada.

Columna firme: Puedes elegir entre distintas posturas, pero, sea la que sea, recuerda que es imprescindible que tu columna esté recta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento