Cáncer de próstata
Células adenocarcinomas de la próstata. WIKIMEDIA

El cáncer de próstata es el segundo con mayor incidencia y mortalidad del mundo, con 21.000 nuevos casos al año en España, pero los avances en el diagnóstico precoz han logrado alcanzar una tasa potencial de curación de hasta el 90%. En esta mejora ha tenido especial relevancia el marcador de la proteína del antígeno prostático específico (PSA), cuyo análisis permite diagnosticar enfermedades relacionadas con la próstata con anticipación incluso a la manifestación de los síntomas.

Así se han destacado diferentes expertos reunidos en el I Encuentro Interdisciplinar de Cáncer de Próstata celebrado en el Hospital Universitario IDCsalud Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Durante el encuentro, en el que se han debatido los últimos avances en tratamiento y diagnóstico del cáncer de próstata, se ha destacado el papel que están jugando las últimas técnicas en cirugía en el tratamiento de esta patología.

La prostatectomía radical aporta mejoras en la continencia urinaria y la potencia sexual"Una de las mayores innovaciones ha sido la prostatectomía radical, vía laparoscópica y robótica, que aporta mejoras en la continencia urinaria y la potencia sexual", ha explicado la jefa de Urología de la Fundación Jiménez Díaz y coordinadora del encuentro, Carmen González Enguita. La incorporación de nuevos fármacos y moléculas ha conseguido mejorar de manera notable la calidad de vida y la supervivencia de pacientes en los estados más avanzados de la enfermedad.

Tanto en la detección como en el seguimiento del cáncer de próstata, las técnicas de imagen se configuran como "las herramientas clave de un futuro orientado hacia la biopsia de fusión. Ésta combina la información aportada por la ecografía, cada vez más precisa, y la resonancia multiparamétrica, que ofrece información morfológica y funcional de la próstata", ha añadido esta experta.

Por otro lado, la coordinadora de la reunión ha recordado que en las consultas de uro-oncología el cáncer de próstata es el más frecuente y ha subrayado la importancia de que en el tratamiento participen también otros especialistas.

"El urólogo es quien acompaña al paciente a lo largo del recorrido de la enfermedad, desde la prevención y el diagnóstico hasta el final del proceso, interactuando con otras disciplinas y especialidades que participan en diferentes fases del proceso", ha recordado, apuntando también el papel de la Atención Primaria, "fundamental para la prevención, detección precoz y el seguimiento cercano a personas ya curadas", según González Enguita.