Si las flores son naturales, la corona cuesta 60 euros más cara (se paga la mano de obra). Y hay que fijarse en las modas. Los trajes para las niñas, cada vez más cerca de los de novia, se llevan con cuello barco, volantes, gasas en la falda, y a capas en la mayoría de los casos. Para los niños, los padres optan por versiones más o menos sofisticadas del traje de capitán o marinerito (el más pedido). En total, el conjunto femenino sale por unos 500 euros y el masculino, 300.
Cada vez se empieza antes con el asunto de las comuniones. Desde noviembre, la familia ya está preparando la de sus hijos, aunque lleven meses haciendo cuentas. Porque, con las últimas tendencias, estos eventos se acercan más y más a las bodas, sólo que con protagonistas más jóvenes. Con decir que los restaurantes más conocidos (San Marcos, Robles, Los Monos), están completos desde diciembre a pesar de que el menú no baja de los 50 euros por persona. Según los comercios del centro, las madres son las que lo deciden todo; las abuelas, las que pagan, y los padres, los que eligen el menú del convite. Preguntan, hacen números y, en enero, se deciden y pagan.