Paciente con paraplejia
El hombre con la médula espinal seccionda al que el doctor Geoffrey Raisman ha hecho volver a andar. YOUTUBE

El neurobiólogo británico Geoffrey Raisman, que consiguió que un paciente con la médula espinal seccionada vuelva a caminar, ha asegurado que su técnica se podría aplicar en cinco años a enfermos con lesiones medulares, pero ha advertido que aún no se puede hablar de un tratamiento generalizado.

En una entrevista concedida a El Mundo publicada este sábado, Raisman, que se ha valido de las investigaciones impulsadas por el neurocirujano polaco Pawel Tabakow, advierte que para conseguir curar a lesionados medulares hay "aún un largo trayecto y años de experimentación", cinco "en el mejor caso posible".

Su idea es aplicar la técnica del uso de células de la glía envolvente del bulbo olfativo, que tienen un "gran poder regenerador y ayudan a reparar los nervios", en dos o tres pacientes de Polonia y Reino Unido en los próximos tres años.

"Lo que necesitamos es demostrar que esto funciona no en uno, sino en dos, tres, cinco o diez casos, y así el procedimiento podría desarrollarse muy rápido", afirma el neurólogo, y añade que para ello necesita más financiación.

A las familias de los pacientes con lesión medular les pide "paciencia y esperanza", y de la comunidad médica entiende que haya "cautela" ya que aún necesitan "más evidencia" para progresar en la aplicación práctica de esta técnica.

De momento, el hombre con la médula espinal completamente seccionada tras ser apuñalado por la espalda por el exmarido de su pareja ha vuelto a caminar con ayuda de un andador y "hace una vida más o menos normal", afirma Raisman.