Yogur
Un tazón de yogur natural. ARCHIVO

Una buena higiene bucodental tiene su base en un correcto cepillado, pero no consiste solo en eso. A la rutina del cepillo de dientes tras cada comida hay que sumar otras no menos importantes, rutinas que comienzan con la alimentación.

El yogur reduce las bacterias, previene las enfermedades de las encías y la placaLo fundamental es llevar una dieta completa y variada; evitar el picoteo, comer una fruta o una hortaliza a mordiscos de vez en cuando y evitar hábitos perjudiciales como el tabaco y el café en exceso. Todo ello, ayudará a tener una dentadura sana y con mejor aspecto. No obstante, hay alimentos que benefician la salud dental y fortalecen los dientes.

Iván Malagón, director de Iván Malagón Clinic, recomienda consumir alimentos ricos en fósforo porque, como el calcio, es fundamental para la estructura de los dientes. Lo encontraremos en huevos, leche, calabacines, legumbres, pescado y nueces.

Además de ser un alimento muy saludable para nuestro organismo, también los dientes agradecen el yogur. El experto recuerda que un yogur al día reduce el nivel de sulfuro de hidrógeno, causante del mal aliento. Además, reduce la presencia de bacterias, previene la placa y enfermedades de las encías, y es rico en vitamina D, que actúa como bactericida. Es importante que el yogur no tenga azúcares añadidos.

El queso es una fuente de calcio, necesario para huesos y dientesOtra vitamina necesaria para una buena salud de la dentadura es la vitamina C. Su presencia ayuda al crecimiento y reparación de los tejidos. Dado que el organismo no es capaz de producirla ni de almacenarla, es importante llevar una dieta que aporte vitamina C en cantidad suficiente.

El doctor Malagón señala que en nuestros dientes la falta de vitamina C puede causar encías sangrantes, problemas en la cicatrización, debilitamiento del esmalte dental y gingivitis.

Finalmente, el queso. Es una fuente de calcio, necesario para huesos y dientes. Además, al comerlo producimos más saliva, rica en propiedades bactericidas, y sus componentes se adhieren a los dientes, protegiéndolos de la caries.