Las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares son la principal causa de muerte de los andaluces, según los datos del IEA correspondientes a 2003.
Durante ese año, el 35,7% de los fallecimientos (que fueron en total 64.894) se debieron a patologías que afectan al sistema circulatorio. Así, los fallos en el riego del cerebro acabaron con la vida de 7.835 personas, mujeres en su mayoría (58,7%). El infarto agudo de miocardio (con 5.124 decesos) aparece en la estadística oficial como siguiente causa de mortalidad dentro de las patologías circulatorias, seguida de la insuficiencia cardiaca (3.739).
El cáncer es la segunda causa de mortalidad en Andalucía (15.439 defunciones, 23,8%). Los tumores más frecuentes son los de tráquea, bronquios y pulmones (3.083) y colon (1.402). Hay diferencias entre sexos: los hombres fallecidos se agrupan entre los 65 y los 84 años; en las mujeres, este periodo abarca desde los 75 años en adelante.

Picos con temperaturas extremas

Enero, diciembre y agosto, los meses con las temperaturas más extremas, concentran el mayor número de fallecimientos: 6.381, 6.287 y 6.155, respectivamente, en 2003. Septiembre (4.549) y octubre (4.724) son los únicos en los que las muertes no llegan a 5.000. El 29% de los fallecidos tienen menos de 70 años. De éstos, poco más de dos tercios son hombres.