Parque Regional de Calblanque
El Parque Regional de Calblanque desemboca en las playas de Murcia. WIKIPEDIA/Nanosanchez

Al doblar el cabo de Palos se viaja por un túnel del tiempo a la ribera que vio Asdrúbal el Bello, fundador de Cartagena. De ese modo aparece ante nosotros el Parque Natural de Calblanque, un pedazo de costa salvaje entre La Manga y Cartagena, hábitat de especies en peligro y bañistas solitarios.

Se trata de un litoral intacto de afiladas puntas de pizarra, bosques de pinos carrascos y sabinas moras, dunas y grandes playas. Aquí no hay casas a la vista y las calas recogidas invitan a desconectar. Y sin embargo sólo a cuatro kilómetros están las urbanizaciones de La Manga.

Otra joya del Parque Natural de Calblanque son sus salinas. Aquí habita el fartet, un pececillo carnívoro en peligro de extinción. No habrá que preocuparse por el tiempo, pues raro es el día que en esta zona no brilla el sol.

Al lado mismo está cabo de Palos, puerto y reserva marina (junto con las Islas Hormigas, que son su prolongación) ideal para organizar una jornada de buceo entre pechos y barcos hundidos. Otro buen plan es acercarse hasta Cartagena.

El Parque Natural de Calblanque representaba a Murcia en la edición 2014 de El Mejor Rincón de España, de Guía Repsol. No ganará, ya quedó eliminado de la competición, pero es sin duda un rincón a descubrir ya.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!