El próximo miércoles 11 de abril es la fecha elegida para que la Comisión de Subsecretarios debata el nuevo anteproyecto de la nueva Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y, a pesar de los cambios que incorpora, según denuncia la plataforma Todoscontraelcanon, ni las asociaciones de usuarios ni el Consejo Asesor de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (CATSI) han sido consultados al respecto.

Este anteproyecto, en el caso de ser aprobado, obligará a los prestadores de servicios a retirar contenidos supuestamente ilícitos previa solicitud de la SGAE y otras entidades análogas.

Todoscontraelcanon ha expresado su rechazo a lo que considera un ataque frontal contra la libertad de uso de internet, y argumenta que "no es lícito que una entidad de carácter privado decida qué contenidos se pueden o no publicar, ya que esto supone una restricción y un veto a los todos los usuarios para acceder a páginas y sitios de internet".

"Este anteproyecto -advierten- convierte a las Sociedades Gestoras en órganos judiciales capaces de censurar no sólo los contenidos de una determinada web sino también los ordenadores particulares de los usuarios."

La plataforma explica que "nuestra Carta Magna legisla lo contrario en su artículo 20.5 que no permite a un órgano administrativo valorar contenidos por ser ésta una tarea que compete exclusivamente a los órganos judiciales".

"La modificación propuesta supone una vulneración de derechos fundamentales básicos y una quiebra de los más elementales principios de derecho", añaden en una nota de prensa.

La plataforma, además de reafirmar su oposición a esta reforma, ha anunciado futuras movilizaciones si finalmente se aprueba este anteproyecto de Ley que, según ellos, supone una nueva barrera a la Sociedad de Información.