General Motors
Un edificio de la automovilística General Motors. ARCHIVO

General Motors (GM) convocó este viernes a revisión a  más de medio millón de automóviles en todo el mundo por un problema que puede impedir el inflado de los airbag en caso de impactos frontales si la llave de encendido se mueve en un accidente. Los vehículos afectados por este problema son unos 510.000 unidades del Chevrolet Camaro de los años 2010 a 2014, dijo GM. De esta cifra, unos 464.000 fueron vendidos en Estados Unidos y otros 50.000 en el resto del mundo.

El fabricante también reveló que ha recibido quejas de tres accidentes, que se saldaron con cuatro heridos, en relación con este defecto. GM indicó que el problema se puede producir en caso de que la rodilla del conductor golpeé la llave del sistema de encendido y la desplace a la posición de apagado, lo que desconecta el sistema de airbag del vehículo. GM reemplazará la llave en las próximas semanas con una de nuevo diseño para evitar el problema.

El descubrimiento de este defecto y la adopción de medidas es un ejemplo de la nueva norma de seguridad "El descubrimiento de este defecto y la adopción de medidas es un ejemplo de la nueva norma de seguridad de productos adoptada por GM", dijo en un comunicado Jeff Boyer, vicepresidente de GM para Seguridad. El problema anunciado es distinto del que provocó la llamada a revisión en febrero de este año de 2,6 millones de automóviles de GM por un defecto en el sistema de ignición que también provoca la desconexión del sistema de airbag.

En ese caso, la llave de ignición se desplaza a la posición de apagado simplemente por el peso del llavero o las vibraciones de la carretera por un defecto en el diseño. El apagado del motor provoca la desconexión de varios sistemas del automóvil, incluida la dirección, freno asistido y los airbag.
Ese problema ha causado decenas de accidentes en Norteamérica y al menos 13 muertos, según las cifras dadas a conocer por GM.

El defecto de los 2,6 millones de vehículos ha provocado el inicio de varias investigaciones sobre las acciones de GM porque el fabricante supo del problema hace más de una década pero no reparó el problema hasta este año. GM ya ha sido sancionado con un multa de 35 millones de dólares, la más alta permitida por la legislación actual, y se enfrenta a decenas de demandas de consumidores afectados por el defecto.