Wifi en trenes de alta velocidad
La tecnología wifi en trenes de alta velocidad ya se prueba conectando con Hispasat en dos trenes en Europa. EFE

La conexión wifi de banda ancha sin interrupciones en trenes de alta velocidad ya es posible gracias a un novedoso sistema que, desarrollado por Hispasat, incluye una antena parabólica sobre el techo de uno de los vagones para enlazar con un satélite a 36.000 kilómetros de la Tierra durante todo el trayecto.

Según ha explicado la gerente de ingeniería de clientes de Hispasat, Inés Sanz, la solución está implementada ya en dos líneas de trenes en Europa, aunque todavía no en España. La instalación de esta tecnología en nuevas líneas se podría realizar en un corto periodo de tiempo en cualquier flota ferroviaria que la solicitara, una vez obtenidas las certificaciones de seguridad correspondientes.

Hasta el momento funciona en dos líneas de trenes de alta velocidad en Europa: los de Thalys, que conecta París-Colonia pasando por Bruselas, y los Italo de la empresa NTV en Italia.

Gracias a esta solución, los pasajeros disfrutan de banda ancha en sus conexiones móviles durante el trayecto con una calidad garantizada de más del 99,5% del tiempo, para realizar tranquilamente tareas habituales sin cortes por falta de cobertura. El sistema actual permite acceder al correo electrónico y tener garantizado el envío a su destinatario de sus mensajes o navegar tranquilamente en Internet mientras viajan y durante todo el trayecto.

Esta solución podría adaptarse para permitir hablar sin problemas con sus dispositivos, así como para tener acceso a transmisiones de televisión en tiempo real y otras actividades de ocio. La tecnología implementada por Hispasat utiliza como complemento al satélite otras tecnologías (3G, por ejemplo) para permitir conectividad en los momentos en los que el tren pasa por zonas en las que la antena pierde visibilidad con el satélite, por ejemplo, en un túnel o en el paso por desfiladeros o zonas montañosas muy cerradas.

La solución de conectividad por satélite resulta más eficiente que otras alternativas que, para garantizar wifi sin interrupciones en los ferrocarriles, requerirían más tiempo y mayores inversiones para completar la red terrestre de antenas de telefonía a lo largo de todos los trayectos. El satélite se encuentra ya disponible para prestar el servicio en cuanto se requiera.

La antena tiene unas dimensiones pequeñas, con 75 centímetros de diámetro, para esquivar sin problemas los techos de los túneles bajo los que pasa u otros posibles obstáculos durante el trayecto y ha sido certificada para operar en el complejo entorno de los trenes de alta velocidad. La misma incluye unos giróscopos que apuntan permanentemente al satélite en una órbita geoestacionaria en el cielo, para garantizar una cobertura permanente, independientemente de los movimientos del tren.