Julio Alonso, de Merodeando.com
Julio Alonso, de Merodeando.com. (JORGE PARÍS) JORGE PARÍS
¿Cuál es tu primera reacción al recibir el burofax de la SGAE?

La verdad es que no estoy acostumbrado a recibir burofaxes, de hecho creo que este es el primero que recibo. Cuando he visto que lo enviaba la SGAE y de qué trataba, lo primero que he pensado es que tenía que buscar asesoramiento legal y llamé a los 10 minutos a Carlos Sánchez Almeida del Bufete Almeida, que tiene una muy sólida reputación en este tipo de temas.

¿Te has planteado en algún momento retirar la entrada titulada "SGAE=ladrones"?

Creo firmemente que el contenido de dicha entrada es meramente informativo y que por lo tanto no infringe ninguna ley. Está publicado en mi blog personal y ni siquiera expreso una opinión acerca del tema. Obviamente si un juez dijera lo contrario, tendría que acatarlo y retirarlo.

¿A qué crees que se debe el interés repentino de la SGAE de entrar en litigio por un post de hace casi tres años?

Muy posiblemente tiene que ver con los cambios que Google ha introducido en su algoritmo que han hecho que la propia página de la SGAE deje de ser el primer resultado en la búsqueda ladrones, y que ahora lo sea mi post en Merodeando. Ahora bien, se trata de un artículo más entre cientos o miles de notas en cientos o miles de blogs hablando sobre el mismo tema. Y en muchos casos con posiciones más marcadas y más agresivas que la mía. Sólo que la mía aparece como primer resultado.

¿Eres consciente de que hay sentencias previas en las que se responsabiliza al autor de un blog de los comentarios dejados en él?

Sí lo sé. Pero también sé que no está clara cual es la legislación que se debe aplicar en este caso. Y que la opinión de dicho juez no es unánime. En un blog, a diferencia de un medio tradicional, no hay un proceso de revisión de los contenidos previo a su publicación. El blog tiene un sistema automático que permite a cualquier lector escribir su opinión en cualquier momento.

¿Aceptarías retirar algunos de los comentarios publicados por otros internautas en esa entrada?

Sólo si un juez así lo requiere, o si hay una petición concreta y específica que verse sobre comentarios que claramente tengan como finalidad exclusiva la injuria.

¿Facilitarías sus direcciones IP a la SGAE en el caso de que te lo requiriesen?

En ningún caso. Sólo se las facilitaría a un juez que lo reclamase en el curso de un procedimiento legal.

¿Crees que el interés de la SGAE se limita a que retires ese post o pueden tener un fin ejemplarizante para la blogosfera?

Esa pregunta habría que hacérsela a la SGAE, pero está claro que este caso se puede interpretar como un aviso a navegantes.

¿Has recibido muestras de apoyo por parte de otros internautas?

Muchísimas. Emails, numerosos posts en blogs conocidos y anónimos, comentarios en mi blog y en muchos otros, gente que en solidaridad ha publicado en sus blogs el mismo texto de mi post, ofertas de recolectar dinero para contribuir a financiar la defensa legal e incluso emails de otros bloggers asustados por si el caso pudiera tener repercusiones legales también para ellos.