Extracción de sangre
Una enfermera extrae sangre para realizar un análisis. UBA

Un análisis de sangre, sin sangre; un análisis, sin pinchazo y sin mirar para otra parte mientras la sangre llena el tubito. Eso es lo que están desarrollando en Badalona (Barcelona). Se trata de un nuevo modelo de análisis de sangre que no necesita extracción porque analiza los mismos parámetros que la sangre pero sin extraerla.

Ya se utiliza en Hungría, República Checa, Ucrania, China, Egipto y VietnamEl aparato es capaz de analizar hasta 130 parámetros sanguíneos en unos 6-8 minutos, gracias a unos biosensores que se sitúan en cinco puntos determinados del cuerpo. Cerca de un centenar de pacientes de Badalona va a testar la eficacia de este nuevo modelo de análisis de sangre.

Este dispositivo consiste en colocar dos biosensores en el cuello, dos en la axilas y uno en el ombligo del paciente, que se conectan a un ordenador y calibran la temperatura corporal de la persona. A partir de los cambios bioquímicos que se producen y de fórmulas matemáticas, el dispositivo puede revisar hasta 131 parámetros de la sangre sin necesidad de extraer muestras.

El estudio se prolongará durante dos meses y es el primero de este tipo que se realiza en España, aunque la máquina que aplica tecnología espacial y que ha sido diseñada por miembros de la Academia Rusa de Ciencias Naturales, la Universidad de Massachussetts y el National Space Biomedical Research Institute, ya se utiliza en otros países –Hungría, República Checa, Ucrania, China, Egipto y Vietnam– y ha sido validada por la Unión Europea.

El método ha sido validado por la Unión EuropeaSegún informa la empresa municipal Badalona Serveis Assistencials, encargada de gestionar el Hospital Municipal de Badalona, el centenar de pacientes que participan en el estudio se someterán a esta técnica pero también al tradicional análisis, para comprobar así la fiabilidad de los resultados, un proceso que culminará a finales de marzo.

El estudio incluye parámetros vinculados con el hemograma, el intercambio electrolítico, los flujos sanguíneos, las hormonas, indicadores funcionales del sistema cardiorrespiratorio, el intercambio de lípidos y los perfiles hepáticos, entre otros.