Juguetes
Una niña disfruta de sus juguetes. JORGE PARÍS

Los Reyes Magos de Oriente están muy cerca de visitar nuestras casas y bueno será que traigan juguetes divertidos pero también sanos. Los juguetes de los niños son frecuentemente muy ruidosos, como si de ese modo fueran a lograr el agrado de los más pequeños. Pero cuando son así, demasiado ruidosos, estamos poniendo en riesgo el oído del niño.

Muchas pistolas y armas de juguete que funcionan con pilas pueden (jugando de forma normal) crear un ruido de entre 110 y 135 dB, o sea, el mismo nivel creado por un camión pesado o el producido en un concierto de rock. Según Clave, Atención a la Deficiencia Auditiva, el ruido, menor aunque constante, de cajas de música y robots (sobre los 85-95 dB) puede ser también perjudicial si el juego se prolonga más allá de un cuarto de hora.

En EE UU han dado el máximo galardón negativo al Buzz Ligthyear, por sus 111 dB de ruidoEn Estados Unidos, la tradicional lista de la Sight & Hearing Association ha concedido este año su máximo galardón negativo al Buzz Ligthyear, de Mattel, un artilugio parlante del famoso protagonista de Toy Story que llega a alcanzar por momentos los 111 dB.

En España, el peligro no está tanto en la fabricación nacional sino en muchos modelos de exportación que violan las leyes de la Unión Europea. Así que conviene leer atentamente las advertencias en este sentido y si el juguete supera los 80 dB es muy aconsejable que usted opte por una alternativa distinta. Clave recomienda asimismo en la actualidad la Guía del Juguete que publica el Instituto Tecnológico del Juguete- AIJU.

La pérdida de audición inducida por ruido es acumulativa ya que ocurre de forma gradual a lo largo de los años; por eso es importante comenzar a proteger la audición del niño a una edad temprana. Una buena idea es que, cuando vaya a comprar juguetes, compruebe primero el ruido que generan y, en caso de duda, elija otro juguete menos ruidoso.

La asociación norteamericana Hear-It, muy implicada en la protección de la salud auditiva en la infancia, da algunos consejos prácticos para los padres:

  • Piensa en el ruido cuando vayas a comprar juguetes. Si el sonido es demasiado alto para nosotros, será también demasiado alto para el niño.
  • Evita comprar los juguetes que advierten no utilizarse cerca de los oídos, ya que los niños lo olvidarán mientras juegan.
  • Coloca cinta adhesiva en los altavoces para amortiguar y reducir el volumen.
  • Los instrumentos musicales, los tambores de juguete y las armas con efectos sonoros pueden ser dañinas o, al menos, causar irritaciones.
  • Las esterillas y alfombrillas para niños son medios eficientes para reducir el ruido que se produce con los juguetes para construir, legos y mecanos.